el Athletic comienza la pretemporada

Un verano de lo más entretenido

Los refuerzos del Athletic para la nueva temporada: Ander Capa, Dani García, Cristian Ganea y Yuri Berchiche.
El técnico argentino Eduardo Berizzo. Fotos: José Mari Martínez, Borja Guerrero, Juan Lazkano y Oskar González.

El Athletic comienza la pretemporada marcado por el mal año previo y la presencia de eduardo Berizzo, que tiene las manos libres para conseguir una reacción inmediata y sólida

José L. Artetxe - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - Sube el telón en Lezama. Mañana empieza a escenificarse una nueva obra en el Athletic. Existe la natural curiosidad por conocer el contenido del libreto que el director lleva bajo el brazo y los actores deberán asimilar e interpretar. Muchos de estos han tomado parte en anteriores representaciones, son bien conocidos por el gran público que aguarda expectante la adjudicación de los papeles. Se prevé que algunos de los principales recaigan en las novedades, que son unas cuantas en el elenco diseñado para la ocasión. Entre todos deben convencer a quienes se agolpan en el patio de butacas de que el espectáculo no solo merecerá la pena, sino que desprenderá calidad y transmitirá emociones. Aspiran los protagonistas a que su trabajo se haga acreedor a una ovación cerrada en el momento en que el telón descienda, dentro de diez meses.

Eduardo Berizzo es la pieza sobre la que gira el incipiente proyecto. De su gestión depende en gran medida la suerte del Athletic 2018-19, aunque lo determinante será la aplicación y el talento que muestre el personal a su cargo, como siempre que se trata de un trabajo colectivo. El punto de partida constituye una ventaja y a la vez una referencia obligada para todos los que se visten de corto en las instalaciones. Superar los registros del curso anterior no puede entenderse como una empresa compleja, pero siendo cierto que cualquier mejoría se apreciará de inmediato, no lo es menos que lo que se reclama, a nivel interno y en el entorno, es algo más que esquivar la mediocridad.

El estigma que se arrastra va a ejercer una influencia apreciable en lo que suceda a partir de ya mismo y no solo por el hecho de que el equipo esté en deuda con la institución y con la gente que la sustenta. Por de pronto, sus consecuencias se dejarán sentir durante el período de preparación, el idóneo para que Berizzo vaya aligerando un grupo donde sobra uno de cada tres. El comportamiento previo de los jugadores ya ha sido analizado, Berizzo maneja una valoración de lo que cada cual puede aportar, de si encajan o no en su concepción de lo que debe ser el Athletic.

Una de las diferencias sustanciales respecto a la última experiencia radica en el hecho de que el responsable es alguien que hasta ahora ha permanecido ajeno a la vida del club. Berizzo carece de ataduras, tampoco se las va a poner la directiva, tiene por tanto las manos libres para hacer y deshacer. Josu Urrutia confía en el criterio de un profesional que en sus destinos previos ha destacado, entre otras razones, por no casarse con nadie. Si estima que un futbolista concreto no cumple con sus deberes, lo aparta y punto, sin reparar en su condición de titular. La plantilla está advertida: este año no valdrá decir una cosa en público y hacer otra en la intimidad del vestuario. Quien no comulgue o se desmarque de las directrices establecidas quedará señalado.

poco tiempo Mientras se desentraña el tipo de propuesta de juego, materia que promete ser muy interesante, no cabe duda de que el Athletic parte con un objetivo prioritario, cual es volver a competir. Ser capaz de afrontar cada partido con el convencimiento y los recursos suficientes para aspirar al éxito. Berizzo no dispone de mucho tiempo para implantar su idea. Su contrato vence en junio y antes hay unas elecciones que quizá condicionen su futuro. Por ello, el plazo para las probaturas coincidirá, semana arriba semana abajo, con la pretemporada.

Además, con un calendario despejado por la ausencia de competición continental, el Athletic solo puede enfocar su planificación a responder con garantías desde la jornada inaugural de la Liga. No hay disculpas con una agenda donde la mayoría de las semanas aparece un único encuentro.

Así que el verano se presenta entretenido. Altas, bajas, el orden jerárquico, unas pautas de comportamiento por descubrir, un sello sobre el césped. Muchos aspectos que amenizarán el día a día y muchos ojos pendientes. Al parecer la puerta no se ha cerrado a más incorporaciones y es obvio que tampoco para que vayan saliendo hombres. Mikel Vesga, cedido al Leganés, es el primero de una relación que se irá ampliando. No es un descarte significativo si se repara en que tuvo un rol secundario con José Ángel Ziganda salvo en los primeros meses, pero la cosa cambia porque renovó contrato en otoño. Se comprueba así que firmar un documento no equivale a ocupar plaza en la plantilla.

Es notorio que en algunas demarcaciones hay un excedente que atajar. El centro del campo, por ejemplo, donde se ha producido una salida que numéricamente no compensa las entradas registradas. Idéntico problema se localiza en los laterales y Berizzo ha de ir articulando una solución en un ataque capitalizado por Aduriz, quien previsiblemente finalizará su gloriosa etapa en el Athletic con la temporada.

Las probabilidades de los jóvenes convocados es otro asunto que concita atención. Se ha asistido a un goteo exitoso, más o menos un par de elementos de las categorías inferiores se ha ido haciendo un hueco anualmente, y cabe que la dinámica tenga su prolongación. Habrá que verlo porque tampoco se puede negar que gran parte de los jugadores más habituales están en una edad magnífica y en teoría tienen aún cuerda. Otra cuestión es detenerse en cuál es su peso específico, si han respondido o han quedado estancados y es hora de replantearse su participación y, por añadidura, el estatus de que gozan. No es preciso señalar a ninguno, pero si se elaborase una lista saldría un puñado de nombres. En fin, que con el equipo buscando su identidad no habrá margen para el aburrimiento.

Secciones