croacia se cruzarán con Inglaterra en semifinales

La ley de Rakitic

Rakitic desata la alegría croata tras volver a ser decisivo en la tanda de penaltis. Foto: Afp

Croacia, con el jugador del Barcelona convertido en héroe de nuevo en los penaltis, se cuela en las semifinales tras romper el sueño ruso

Arkaitz Aramendia - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Rusia 2

Croacia 2

RUSIA: Subasic;Vrsaljko (Min. 97, Corluka), Lovren, Vida, Strinic (Min. 74, Pivaric);Rakitic, Modric, Perisic (Min. 63, Brozovic), Rebic, Kramaric (Min. 88, Kovacic) y Mandzukic.

CROACIA: Akinfeev;Fernandes, Kutepov, Ignashevich, Kudriashov;Zobnin, Kuziaev;Samedov (Min. 54, Erokhin), Golovin (Min. 102, Dzagoev), Cheryshev (Min. 67, Smolov);y Dzyuba (Min. 79, Gazinskiy).

Goles: 1-0: Min.31;Cheryshev. 1-1: Min. 39;Kramaric.. 1-2: Min. 101;Vida. 2-2: Min. 115 Fernandes. Penaltis: 0-0: falla Smolov. 0-1: gol Brozovic. 1-1: gol Dzagoev. 1-1: falla Kovacic. 1-1: falla Fernandes. 1-2: gol Modric. 2-2: gol Ignashevich. 2-3: gol Vida. 3-3: gol Kuziaev. 3-4: gol Rakitic-

Árbitro: Emerson de Carvalho (Brasil). Amonestó a Gazinskiy de Rusia, y a Lovren, Strinic, Vida y Pivaric de Croacia.

Incidencias: Cuartos de final del Mundial en el Estadio Fisht de Sochi ante 44.287 espectadores.

bilbao - Rusia y Croacia, dos selecciones empeñadas en hacer historia en el Mundial más imprevisible que se recuerda, pusieron en juego sus respectivos sueños de grandeza sobre el césped del Estadio Fisht de Sochi, donde la balanza se desniveló en favor de la selección croata. Los pupilos de Zlatko Dalic, que se cruzarán con Inglaterra en semifinales, consumaron su pase en un encuentro sin tregua que requirió de una nueva tanda de penaltis, en la que volvió a emerger la figura de Ivan Rakitic, clave de nuevo tras serlo ante Dinamarca al dictar sentencia desde los once metros con el 3-4 definitivo después del empate a dos en los 120 minutos anteriores.

El choque, que se preveía igualado, pero con Croacia con el cartel de favorito a sus espaldas, arrancó con un ritmo superior al previsto, con continuas idas y venidas y con Rusia ejerciendo un papel inesperado. Lejos de parapetarse atrás siguiendo el plan establecido frente a España en octavos de final, los hombres de Stanislav Cherchesov miraron de tú a tú a los croatas, a quienes cogió con el paso cambiado la pujanza de un equipo que, tras avisar en un par de ocasiones, golpeó primero en el minuto 31. Lo hizo por mediación de Denis Cheryshev en una jugada marca de la casa. Entre Dzyuba y el jugador del Villarreal, suplente en el partido inaugural del Mundial y contra España, se bastaron para romper el entramado defensivo croata.

Ninguno de los cinco jugadores que cerraban atrás fue capaz de evitar que Cheryshev, tras una vertiginosa combinación con su compañero, pusiera el 1-0 en el luminoso mediante un fantástico zurdazo desde fuera del área ante el que nada pudo hacer Danijel Subasic. El guardameta del Mónaco solo pudo seguir con la mirada el arco que dibujó el esférico, que nueve minutos después tomó el camino inverso para besar las redes rusas. El intercambio de golpes, con Croacia lejos de su mejor versión, lo hizo efectivo Andrej Kramarić con un inapelable cabezazo a centro de Mario Mandzukic.

Así se llegó al tiempo de descanso, con 1-1 en el marcador y todo por decidir en un segundo acto en el que el cuadro croata tomó la manija y rozó el gol por mediación de Perisic en el minuto 58. Su disparo cruzado en la corta distancia, sin embargo, se estrelló contra el poste y permitió respirar a Rusia, que empleó sus armas para alcanzar la prórroga limitando al máximo el poderío ofensivo de Croacia, que vio cómo Subasic sufría un percance muscular en el minuto 89 que le limitaba, pero no le apartaba de un tiempo extra que sí fue demasiado para Sime Vrsaljko, a quien sustituyó Vedran ĆCorluka antes de que Domagoj Vida, en el minuto 100 y también de cabeza a la salida de un córner, hiciera el 1-2.

la estrategia El balón parado, de suma trascendencia durante todo el Mundial, impulsó a Croacia, pero hizo lo mismo con Rusia en el minuto 115, cuando Mario Fernandes, a través de un testarazo en una falta lateral, puso el 2-2 en el marcador para desatar la locura en Sochi. La siempre indescifrable tanda de penaltis, que sonrió a rusos y croatas en octavos de final, fue necesaria para romper una igualdad que echó por tierra el acierto final de Rakitic, un seguro de vida desde los once metros para Croacia, que desafiará el miércoles a Inglaterra con la mirada en la final del Mundial.

Secciones