José María Aznar, padre eterno

Juan Carlos Audikana Gasteiz - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Don José María Aznar, expresidente del Gobierno español, se halla investido de un carisma todopoderoso que le sitúa entre el bien y el mal. Cuando pontifica en entrevistas radiofónicas ante los micrófonos de la derecha recalcitrante española, sus cortas y lacerantes homilías atacan a todo bicho viviente del arco político. No deja títere político con cabeza que no sea objetivo de su sarcasmo y su envidia lacerante.

Don José María Aznar, olvida y ha olvidado la mayor parte de sus errores políticos y de su corte palaciega de corruptos que le rodearon en su corte de los milagros. Todo lo hizo bien, todo fue ensalzado y glorificado para más honra.

Don José María Aznar ha sido y sigue siendo, una persona obtusa, oscura y engreída y ahora padece la nostalgia del poder y de la publicidad.

En sus raras entrevistas y conferencias se sitúa en un nivel superior al resto de los mortales.

Este es don José María Aznar, un personaje que fue presidente del gobierno y que ahora en sus declaraciones políticas lo que provoca en la ciudadanía son sonrisas y bromas de todo tipo.

Secciones