Un puzle en la portería

Herrerín, Remiro y Unai Simón, con Arrizabalaga de vacaciones por su paso por el Mundial, inician una nueva pretemporada con el futuro por definir

Arkaitz Aramendia - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Como un puzle con fichas de más. Así se presenta la portería del Athletic en el arranque de una pretemporada que da hoy el pistoletazo de salida en las instalaciones de Lezama, donde los rojiblancos inician su particular puesta a punto de cara a una campaña en la que Eduardo Berizzo intentará llevar la nave a buen puerto. Para conseguirlo, cuatro son hasta la fecha los fichajes realizados y un total de 34 los jugadores de los que dispondrá el técnico argentino. Las salidas, por tanto, se sucederán en las próximas semanas a fin de dejar perfilada una plantilla que vuelve a presentar incógnitas bajo palos. Con Kepa Arrizabalaga en pleno periodo vacacional debido a su paso por el Mundial de Rusia con la selección española, tres son los guardametas que se fajarán desde esta misma mañana en Lezama con objetivos dispares y siendo solo uno el que, salvo sorpresa, continuará ejerciendo como león cuando la liga 2018-19 abra sus puertas.

Unai Simón (Gasteiz, 11-VI-1997), una apuesta de futuro que destacó el pasado curso con el Bilbao Athletic, volverá a completar la nómina de porteros en las primeras semanas de entrenamientos, a sabiendas de que su ascenso al primer equipo deberá esperar a menos que se produzca una improbable carambola que acelere su progresión. Con contrato en vigor hasta el próximo año, Simón sabe que su inminente futuro no pasa por las manos de Eduardo Berizzo, aunque peleará al máximo durante la pretemporada por demostrar al argentino su valía en caso de que el desarrollo de los acontecimientos le señale como posible alternativa a Arrizabalaga.

Herrerín (Bilbao, 25-01-1988) y Remiro (Cascante, 24-03-1995), no en vano, asoman con su situación deportiva aún por concretar, aunque el bilbaino amplió su vinculación con Ibaigane hasta 2021 el pasado mes de enero y el navarro, pieza clave la pasada temporada en el histórico ascenso del Huesca a Primera División, tiene también un año más de contrato como león. La intención del de Cascante, sin embargo, es jugar de manera regular para no ver frenada su cotizada proyección, objetivo que se antoja más que complicado en el Athletic por la alargada silueta de Arrizabalaga. En un escenario similar se mueve Herrerín, deseoso de contar con un papel relevante allá donde esté tras completar cinco años en el Athletic.

Después de marchar en calidad de cedido al Leganés en el mercado invernal del curso 2016-17, ventana en la que no dudó en recalar en un equipo en el que pudo disputar un total de 21 partidos de liga, la pasada temporada no dispuso del número de minutos deseado y a día de hoy su continuidad en Bilbao no está al cien por cien garantizada. Sus ocho encuentros ligueros de la mano de José Ángel Ziganda en un curso en el que su cuota de participación en el campeonato doméstico se vio motivada por la larga lesión que padeció Arrizabalaga, lejos de ser suficientes, no dejaron un buen sabor de boca a Herrerín, que tampoco pudo disfrutar del recorrido deseado en las competiciones de Copa y Europa League por las respectivas eliminaciones que sufrió el equipo en primera ronda y octavos de final.

LLAMADO A REPETIR No es un escenario que atraiga a un portero ambicioso por naturaleza y con el expreso deseo de jugar, pero será el paso de los días y de las semanas lo que ayude a definir su posición en el equipo. Berizzo, sin ir más lejos, sabe que Remiro también busca un protagonismo difícil de desempeñar a sus órdenes con Arrizabalaga ya afianzado en el equipo. El de Ondarroa, que se incorporará a los entrenamientos más tarde que el resto de sus compañeros, tiene asegurada de salida una plaza en el once inicial tras disputar 23 y 30 envites ligueros en las dos últimas temporadas, respectivamente. El culebrón en el que se convirtió su renovación tocó a su fin satisfactoriamente en enero y la titularidad le aguarda a falta de saber quién le acompañará como segundo de a bordo. Mientras tanto, Herrerín, Remiro y Unai Simón intentarán acelerar en el arranque de una pretemporada en la que Berizzo estará pendiente de la evolución de los tres.