Un chapuzón por la esclerosis múltiple

| La playa de Ereaga, en Getxo, acoge el acto central de la iniciativa Busti Zaitez-Mójate
Políticos, rostros populares de la sociedad, la cultura y el deporte, así como personas afectadas acuden a la cita en el arenal vizcaino

Laura Fernández - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

GETXO - “Hace cuarenta años me diagnosticaron esclerosis múltiple y entonces mis cuatro hijos eran muy pequeños”. En la vida de Begoña Rueda es muy importante la iniciativa de Busti Zaitez-Mójate por la Esclerosis Múltiple. El acto central de esta actividad se celebró ayer en la playa de Ereaga, pero más de 80 municipios vascos se sumaron a la iniciativa para apoyar esta enfermedad.

En la época en la que Begoña fue diagnosticada de esclerosis múltiple “no había nada”. Por eso, en 1984, decidió juntarse con otras tres personas afectadas por esta enfermedad y fundar una asociación. Se le ilumina la cara al saber que a día de hoy hay tratamientos que al menos consiguen frenar el avance de la enfermedad. “Eso era exactamente con lo que soñábamos entonces pero por lo menos me quedo con que los que lo padecen hoy en día sí que pueden aprovecharse de ello, y eso es muy positivo. Sobre todo ver que los tratamientos avanzan es muy ilusionante”, cuenta emocionada.

Begoña fue una de las muchas personas que ayer decidieron acercarse a la playa de Ereaga para apoyar la causa. Ella no se atrevió a mojarse. “Tengo casi 80 años y ya no estoy para meterme al agua. Lo importante es que la gente se acerque a apoyar la causa”, cuenta. Sin embargo, fueron muchos los valientes que se atrevieron a darse un chapuzón para apoyar la esclerosis múltiple. A la XXI edición de Busti Zaitez acudieron autoridades y representantes del ámbito institucional, social, cultural o empresarial como Alfonso Gil, concejal de Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao;Iñigo Pombo, delegado de Acción Social, y las concejalas Yolanda Díez y Carmen Carrón del Consistorio bilbaino. No dudó en mojarse la presidenta de Juntas Generales, Ana Otadui, como tampoco lo hicieron Asier Hormaza o Maribel Salas, Isidro Elzgarai (Unicef), Jose María Argoitia y Asier de la Iglesia, entre otros.

Pero, sin duda alguna, los grandes protagonistas del evento de ayer fueron las decenas de personas afectadas por la esclerosis múltiple que se acercaron a la playa, quienes también participaron en las actividades lúdicas que se desarrollaron durante la mañana veraniega de ayer.

La esclerosis múltiple afecta a 47.000 personas en todo el Estado, con 2.200 afectados en Euskadi. Sabina Nuñez es una de ellas. Hace nueve años le diagnosticaron la enfermedad, pero dos años antes ya comenzó a tener síntomas. “Me emociona ver a tanta gente aquí porque veo que la gente de alguna manera es solidaria y se implica con esta causa”. A sus 59 años es consciente de que hay muchas personas que no necesitan padecer la enfermedad ni tener algún miembro en la familia que la padezca para que se impliquen con esta causa. Es el caso de Genoveva Campos, quien decidió acercarse al arenal vizcaino y mojarse por la esclerosis múltiple. Genovena se adentró en la playa junto a su hija y sus dos nietas. “Nunca sabes lo que te va a deparar la vida ni lo que te puede pasar, por eso mientras puedas es bueno solidarizarte con los demás”, afirma esta mujer de 85 años.

“Es muy emocionante” Sin duda alguna, lo que destacaron los allí presentes fue que la imagen de todas las personas unidas apoyando una misma causa era “muy emocionante”. La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica que afecta a personas jóvenes adultas, de entre 20 y 40 años y, además, afecta más a las mujeres que a los hombres. Pero la solidaridad no entiende ni de edad, ni de sexo. Por ello, los que se dieron cita ayer en las playas fueron pequeños, jóvenes, adultos y personas de avanzada edad.

Amets, con tan solo 10 años, no dudó en coger un de las letras que formaban la frase Busti Zaitez y lanzarse al agua con los demás. “Esta se ha metido directa al agua”, dijo su ama, quien además cree que es importante que los más pequeños participen en estos actos para inculcarles la importancia de participar en actos solidarios.

La actriz Maribel Salas lo tiene claro. Acudió al acto por convicción ya que, a su entender, “es importante visibilizar esta enfermedad y apoyarla para que la investigación siga adelante”.