se presentaron 248 cazuelas

Sabores con aroma festivo

El Sukalki Eguna cumplió ayer 52 ediciones y se convirtió en un perfecto final de fiestas de San Pedro para cientos de mungiarras que volvieron a llenar el parque Uriguen de buen ambiente, así como de sus suculentos guisos

“El aspecto, la presencia, el punto y el sabor del sukalki es lo que más puntuamos”.“La mayoría de gente usa fuegos altos para cocinar, por seguridad y comodidad”

Un reportaje de Patxi Arostegi - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

EL buen tiempo se alió ayer con el Sukalki Eguna de Mungia para dar el broche de oro a las fiestas de San Pedro. En total fueron 248 las cazuelas de este delicioso guisado las que se presentaron al concurso y fue Betiko Koadrille la que contó con el beneplácito del jurado y se alzó con el primer premio. El certamen, que cumplió su 52 edición, contó con la organización de Mungia Rugby Taldea.

Ya desde primera hora de la mañana, las cuadrillas buscaban su ubicación en el parque Uriguen para instalar sus cocinas improvisadas. Así, mientras unos se dedicaban a montar las carpas y mesas, con todos los útiles necesarios, sus compañeros se afanaban en pelar patatas, preparar los desayunos o suministrar de frescas bebidas a la concurrencia. Todo parecía perfectamente organizado para disfrutar del día más especial de las fiestas patronales para los mungiarras.

Según iba transcurriendo la mañana, los más rezagados iban llegando al parque con el periódico y los pasteles de rigor para compensar los sudores de los más madrugadores.

Entre los más veteranos participantes estaba la cuadrilla formada por Joserra, Esteban y Simón, que llevan con la de este año ya 39 ediciones ininterrumpidas de Sukalki a sus espaldas. “Hemos visto y pasado de todo;nos ha tocado pasar mucho calor, lluvias e, incluso granizadas. Además, somos de los que nos quedamos hasta la madrugada para recoger y cerrar el recinto”, apuntaba Joserra, portavoz y chef del grupo. Como buenos madrugadores, estos amigos de Mungia tenían ya todo preparado para las siete de la mañana y confesaban que su principal objetivo era pasar un día agradable y divertido. “El tema de los premios es otra historia...”, reconocían entre risas.

Los que sí contaban con una gran experiencia en el top tende la clasificacióneran los cocinillas de Betiko kuadrilla, ganadores de la edición de 2017 y, que a la postre, también se alzaron con el primer puesto ayer. Para esta edición preparaban un guisado que de sólo contemplarlo, merecía premio. Para estos expertos cocineros, el secreto de un buen sukalki está en conjugar con acierto cuatro puntos clave, a saber: el caldo, una buena base de verduras, carne de alta calidad y una guarnición de patatas a la altura del guisado. “Además, hay que estar muy encima de la cazuela, sin despistarse. Nosotros empezamos a las seis y media de la mañana, a media mañana dejamos que el guisado se relaje para luego añadirle el caldo y las patatas. Finalmente, lo pasamos a la cazuela de presentación para que salga a pedir de boca”, detallaba uno de sus chefs más expertos.

Como es habitual para la elaboración del plato, las bases del concurso delimitaban los ingredientes a emplear por los participantes. Así los cocineros mungiarras utilizaron carne de vacuno (falda, zancarrón o aguja), patatas, pimientos choriceros, zanahorias, guisantes, tomates, ajos, aceite de oliva o manteca de cerdo, sal y vino blanco. “Para la elaboración de este plato se podrá utilizar el caldo que se considere oportuno” añadieron desde la organización.

César Hernández, uno de los responsables de Mungia Rugby Taldea, destacó la “alta participación” de esta edición y esperaba que todo transcurriera a la perfección. “Este año, como novedad no hemos repartido leña para cocinar, si bien es cierto que su uso era ya algo residual. La mayoría de gente utiliza fuegos altos por seguridad y comodidad”, comentaba este miembro de la entidad deportiva. Además, el club deportivo mungiarra también se encargó de repartir bolsas de plástico de diversos colores para reciclar los desechos del certamen y velar por el cuidado del aspecto del parque.

Durante toda la jornada la música estuvo muy presente en la fiesta del sukalki de la mano de Gure Ametsa Txistulari Taldea, así como de la trikitixa de Roberto e Idoia y la Fanfarria Txikuri, que amenizaron con sus melodías el buen ambiente que se respiraba ayer en la campa de Uriguen.

Ya entre las 13.00 y 14.00 horas, las cuadrillas tuvieron tiempo para entregar sus cazuelas delante del escenario. A la hora de elegir a los ganadores, son los pequeños detalles los que mueven la balanza a favor de una cazuela u otra. La presentación y el punto de cocción y el sabor son aspectos a tener en cuenta en la criba final. “Es muy importante que todos estos aspectos estén equilibrados. El sabor y la presentación son primordiales”, subrayaba Ana Fernández, miembro del equipo el jurado.

A las 17.30 horas, llegó uno de los momentos más especiales de la jornada, con la entrega de premios del sukalki, la cual contó, asimismo, con sendos regalos que fueron cedidos por los comercios del municipio.

Para dar el broche de oro a este festivo y gastronómico día, la tarde estuvo animada con un pasacalles también de la mano de la fanfarria Txikuri, que dio paso al famoso ure-ure, donde los que aún reservaban ganas de fiesta pidieron a los vecinos de la localidad que los mojasen desde los balcones con baldes de agua.

Las fiestas de San Pedro de este año tuvieron como colofón la tradicional romería en Foruen plaza y la despedida de Marijata, que se celebró, como es habitual en el balcón consistorial, ya a medianoche. Y como no podía ser de otra manera, se dio lugar a la quema de pañuelos como símbolo final de los festejos a la ansiada espera de la llegada de las fiestas del año que viene.