presentación del athletic en lezama

Berizzo: “Un año de mucho compromiso y esfuerzo”

Eduardo Berizzo promete una gran exigencia y está persuadido de que los jugadores sabrán responder

José L. Artetxe - Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Una mañana en Lezama es suficiente para que Eduardo Berizzo hable de “sensaciones muy buenas” porque el “trato, las instalaciones, el organigrama, todo” encaja con su expectativa. Sin precisar qué objetivos concretos persigue, quiso dejar claro que ha venido a trabajar duro y que no duda de que la plantilla le secundará: “Espero mucho de mi equipo. Confío mucho en los futbolistas, es una de las razones por las que estoy aquí y se lo dije. Será una temporada de mucho esfuerzo y compromiso. He visto en la mirada de mis futbolistas eso y será una constante en toda la temporada”.

Entiende Berizzo que existe un preámbulo obligatorio al enunciado de las metas deportivas: “Siempre cuando uno inicia una liga le encantaría decir a dónde queremos llegar, pero eso tiene que ver con una cuestión previa que es encontrar la manera de jugar, sentirse fuertes, cómodos y protagonistas ahí. Cuando desarrollas una manera sólida de jugar accedes a triunfos y si eso se vuelve natural y normal entonces no te tienes que cerrar a llegar lo más arriba posible”. Al margen del estilo, cree que el Athletic posee unas certezas a potenciar: “Somos un grupo fuerte en lo físico, capaces de desplegar fútbol a partir de no bajar esa intensidad y llevamos una fuerza impulsada por una afición, una ciudad y un espíritu que nos tiene que hacer cada vez más fuertes. No puedo contestar, ni quiero, sobre temporadas pasadas porque carezco de información y me parece irrespetuoso comparar, pero podemos ser capaces de generar una fuerza conjunta muy sólida que se atreva a ganarles a todos”.

Esta convicción presupone por tanto elevar el rendimiento: “Uno de los requisitos del entrenador es hacer mejores a sus futbolistas, evidentemente. Mejorarlos es mi desafío individual y a partir de ahí lograr un desarrollo colectivo táctico y funcional que haga que el equipo se sienta cómodo jugando en una determinada idea. Mi deseo es que todo el mundo se sienta parte de esa idea, se sienta protagonista y aporte desde lo que le toque. Me imagino un fútbol pensado en colectivo. Los futbolistas son buenos si su talento y capacidades hacen mejor al equipo. Están al servicio de la idea general. Eso es mi desafío, hacer mejor a cada uno y hacer mejor al equipo”.

Al repasar su paso por Celta y Sevilla, Berizzo dejó caer un par de mensajes interesantes. El primero, sobre el entrenamiento: “Me gusta mucho entrenar, no permito que las sesiones salgan mal porque el futbolista desarrolla su capacidad a través de la práctica. Lo que sucede en el campo se instala”. Y el segundo, en torno a qué se esconde tras el fútbol: “Mis equipos jugarán todo lo bien que puedan, pero siempre a través del compromiso, la solidaridad y la idea colectiva, sintiendo el honor de jugar un juego que desnuda la manera de ser. El fútbol es un gran vehículo para mostrar de qué material estás hecho”.

EXAMEN DIARIO En este sentido, aseguró que pese a contar de salida con un plantel demasiado amplio se siente satisfecho con la nómina puesta a su disposición: “Todos los futbolistas han sido designados y evaluados para que estén. El tiempo transcurrirá y es necesario que tome contacto y los observe. Es un grupo numeroso, pero las decisiones hay que tomarlas en la evaluación cotidiana, con tiempo concretaré la composición definitiva de la plantilla”. Y apostilló: “Todo el mundo puede ser parte, simplemente debe ganárselo”.

En este sentido señaló que el período que antecede al inicio de la Liga le basta para efectuar descartes: “Un stage de siete días en Holanda creemos que es suficiente para convivir. Es un equipo que se conoce, aunque los fichajes necesitarán compaginar con sus compañeros vamos a permanecer mucho tiempo concentrados aquí, entrenando mucho. La pretemporada nos ofrece una tranquilidad para tomar las decisiones con tiempo y acertadamente”.

También hizo un aparte para referirse a la relación a establecer entre el equipo y la afición aprovechando una pregunta sobre su impresión personal de Bilbao: “Conocía la ciudad por venir, he sido rival hasta ahora y he vivido esa atmósfera que rodea a San Mamés y creo que el equipo capitaliza ese espíritu. Necesitamos que así sea, que el equipo encienda a la afición y que la afición sostenga al equipo cuando sea necesario. Debemos estimular a la gente y hacerla sentir orgullosa con nuestra manera de jugar”.