“aún no se conoce bien la medida”

Bilbobus para a 14 viajeras a demanda en un fin de semana

El servicio entró en vigor el 1 de julio y ha sido utilizado en todos los casos en las líneas del Gautxori y en una ocasión en la 40
Los conductores creen que “aún no se conoce bien la medida”

Olga Sáez / Laura Fernández - Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Bilbobus ya presta el servicio de paradas nocturnas a demanda. Entró en funcionamiento el pasado 1 de julio aunque se podría decir que se ha inaugurado este fin de semana porque es cuando 14 usuarias han hecho uso de la nueva normativa que busca dar seguridad a las mujeres. La práctica totalidad de las paradas se han solicitado en las ocho líneas del Gautxori y solo una en un servicio regular.

Una señora paró ayer al concejal de Movilidad, Alfonso Gil, para preguntarle sobre las paradas a demanda así como su utilidad. “Con que solo lo usara una mujer ya merecería la pena que exista este servicio”. Es la valoración que hace el concejal de estos primeros días de puesta en marcha de la iniciativa. 14 usuarias en dos días y en ocho líneas, representan un porcentaje de uso muy bajo, pero lo bueno, según dicen los propios conductores de Bilbobus, es que “significa que las mujeres no tienen miedo”.

El servicio de transporte urbano de Bilbao comunicó el pasado 21 de junio a todo su personal de tráfico que el 1 de julio, domingo, entrarían en vigor las “paradas intermedias”, una nueva medida para dar más seguridad a las mujeres que viajen solas y prevenir ataques sexistas, y que fue aprobada con la entrada en vigor del nuevo reglamento del transporte público de la villa.

La medida está recogida en el Reglamento de Bilbobus y se contempla como una “excepción” a la normativa general de paradas y es de obligado cumplimiento.

La iniciativa es más ambiciosa de lo que se pensaba en un primer momento, ya que el Área se planteó estudiar en qué líneas de Bilbobus se implantaría y si se establecían determinadas paradas. Sin embargo, finalmente el Área ha optado por ofrecer a la mujer la posibilidad de que se baje del autobús lo más cerca de casa.

La viajera debe “informar al conductor con la antelación debida sobre el lugar de bajada solicitado”, y la parada se efectúa en un punto que “no suponga peligro para la circulación”.

La bajada de la viajera se tiene que producir por la puerta delantera del autobús, y “no se abrirá ni la puerta central ni la trasera, ni se permite que bajen más viajeros”, según el escrito que se remitió a los conductores para que conozcan cómo proceder. La orden también indica que los conductores deberán notificar al operador cada una de las peticiones recibidas, con datos sobre las paradas que se han realizado y a la hora en que se han producido.

Los conductores Y es así como lo han hecho en estos primeros de días de servicio llegando a contabilizar 14 paradas a demanda. Trece de ellas han sido en los servicios nocturnos que ofrece el Gautxori y una demanda se ha realizado en la línea 40 de bilbobus. Según los conductores “aún es pronto para hacer una valoración e incluso es necesario que se conozca bien cómo funciona esta iniciativa”, señala un operario. “A mí una mujer me pidió una parada a demanda para que le dejara más cerca del trabajo. Hay gente que lo va a utilizar para andar menos”, señala.

Para la mayoría tiene un fin positivo pero “está mal organizado. Creemos que todavía tienen que darle una vuelta porque ¿en quién cae la responsabilidad si le pasa algo a una mujer que hace una parada a demanda?”, se preguntan los conductores de Bilbobus.