estará acabado en 2019

Una vía de tres kilómetros unirá Santurtzi con el bidegorri de La Arena

El bidegorri de La Arena, que une Barakaldo con la playa, es uno de los más transitados de todo el territorio. Fotos: Jose Sampedro

Es el único municipio de Ezkerraldea y Meatzaldea sin conexión a la senda ciclista
Las obras, que costarán casi dos millones de euros, se ejecutarán en dos fases y estarán finalizadas en 2019

Aitziber Atxutegi - Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Una nueva vía ciclista de tres kilómetros conectará Santurtzi con el bidegorri que une Barakaldo y la playa de La Arena, a través de toda Ezkerraldea y Meatzaldea. La localidad costera es la única de la zona que no está unida a la vía para ciclistas, la primera construida en Bizkaia, a principios de los 90, y una de las más utilizadas del territorio. Las obras de este nuevo vial comenzarán a ejecutarse este año, en dos fases, y estarán concluidas en 2019, con una inversión que se aproximará a los dos millones de euros.

Construido a principios de los 90, el bidegorri Portugalete-La Arena fue el primero levantado en Bizkaia, con doce kilómetros de longitud. Una década después, en 2003, fue ampliado en cuatro kilómetros para conectar Muskiz con la playa de La Arena. Posteriormente, con las obras del corredor del Ballonti, fue prolongado hasta Sestao y, más recientemente, hasta Barakaldo, constituyendo un eje central de la red ciclable de Ezkerraldea y Meatzaldea. Hoy en día es uno de los más utilizados del territorio, tanto por ciclistas como por personas que pasean o corren. Santurtzi era el único municipio que quedaba por conectarse a este vial, que pretende ser un itinerario alternativo a los motorizados para los recorridos de corta y media distancia entre municipios, ofreciendo una alternativa de ocio deportivo y de acceso a la playa. Al iniciarse a escasos 500 metros de la estación de Kabiezes del metro, permite una buena conexión con la red de transporte público.

El proyecto de unir el municipio costero con el bidegorri que llega hasta la playa de La Arena no es nuevo. De hecho, desde 2011, tanto el Ayuntamiento de Santurtzi como la Diputación han desarrollado diferentes estudios y proyectos para desarrollar una vía ciclista en este tramo. Finalmente, la institución foral completó un proyecto constructivo que comenzará a ver la luz este mismo año, aunque será completado en 2019, según informó el propio diputado de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, en el último pleno de control de las Juntas Generales.

Según se define en el proyecto constructivo, al que ha tenido acceso DEIA, el bidegorri conectará el barrio de El Villar, en Santurtzi, con San Fuentes, en Abanto-Zierbena, donde enlazará con la vía ciclista que llega hasta la playa. El bidegorri tendrá las mismas características que el resto de los que conforman la red ciclable de Bizkaia, combinando tramos de tráfico ciclista exclusivo con otros de convivencia con los peatones. En la zona en la que será construido existen actualmente varias sendas y caminos, que podrán ser utilizadas para el bidegorri, por lo que las soluciones proyectadas a lo largo del trazado varían, adaptándose a las necesidades y características del entorno.

El nuevo vial se ejecutará en dos fases: una primera, desde el barrio santurtziarra del Villar, casi en las faldas del monte Serantes, hasta el barrio de Tocedo, justo al otro lado de la autopista A-8, y una segunda, desde ese punto hasta San Fuentes, prolongándose en paralelo a la autopista y rodeando la estación de servicio de Ugaldebieta hasta llegar al barrio de Abanto-Zierbena, donde enlazará con el bidegorri existente.

Al finalizar la primera fase, se establecerá una conexión provisional hasta el bidegorri de La Arena que ya discurre por el barrio de Nocedal, en Ortuella, que permitirá poner en servicio el primer tramo del bidegorri una vez finalizada su construcción, como una primera fase de implantación del nuevo itinerario ciclista, agilizando así la conexión entre Santurtzi y el vial a La Arena. Estas obras supondrán una inversión de casi dos millones de euros, algo más de un millón en la primera fase y 993.000, en la segunda.

La primera fase del nuevo bidegorri aprovecha en la medida de lo posible los viales existentes, suavizando las pendientes considerablemente -la pendiente máxima alcanza el 8%- y reduciendo la longitud del tráfico compartido. Se inicia en la zona alta del barrio del Villar, en la calle Pajares, muy cerca de la residencia de mayores Nuestra Señora de Begoña. Desde aquí emprende su recorrido en dirección norte, cruzando sobre la autovía del Puerto aprovechando los falsos túneles que conectan con las faldas del Serantes. Una vez superados estos, el trazado gira hacia el suroeste, discurriendo en paralelo al tronco de la carretera que va hacia el Puerto, luego al ramal que sale de esta hacia la A-8 en sentido Santander y finalmente a la propia autopista. En todo este recorrido, el trazado se apoya en los caminos existentes al pie de los taludes de estas infraestructuras y es de uso peatonal y ciclista, aunque en algunos tramos se permitirá el tráfico de acceso a las fincas por parte de vecinos autorizados.

Enlace provisional Al llegar al paso subterráneo bajo la A-8, el bidegorri gira noventa grados y cruza la autopista por debajo, siendo en este punto un vial compartido con todo tipo de usuarios, aunque se dará prioridad a ciclistas y peatones. Al salir del túnel, discurre unos metros sobre el camino existente, estableciéndose una conexión provisional entre ese punto y el bidegorri que discurre en dirección a La Arena por el barrio de Nocedal, en Ortuella. Para ello, llegará hasta la rotonda de acceso a la autopista, cruzará la carretera de Cascahuevos y llegará hasta la senda ciclista por un camino local.

La segunda fase tendrá una longitud de 1,9 kilómetros y discurrirá también en su mayor parte por caminos y plataformas ya existentes. En estos casos, la actuación se reducirá al pintado de las bandas sobre el pavimento y la colocación de señalización y balizamiento. Partirá del punto donde la primera fase cruza por debajo de la autopista y discurrirá en paralelo a esta, en dirección a la mar. Parte de esta zona se construirá en voladizo, para evitar afecciones al arroyo Capetillo. Al llegar a la estación de servicio de Ugaldebieta, la rodeará llegando hasta la BI-3740, que cruza elevada la A-8. Pasará por debajo de esta carretera, entre uno de los estribos del puente y la autopista, a través de una senda ya existente. Después, discurrirá en paralelo a la autopista y al propio bidegorri, con el que se conectará unos metros más allá del túnel por el que salva la A-8.

La senda, de doble sentido, tendrá una anchura de 3,5 metros, dos para uso ciclista y 1,5 para los peatones. En algunos puntos, como curvas cerradas o pendientes pronunciadas, la velocidad estará limitada a veinte kilómetros por hora para los bicicletas.

Secciones