control de accesos a Artxanda, Txurdinaga y Rekalde

El límite de aforo en las piscinas de verano obliga a emplear seguridad privada

Piscina municipal al aire libre de Txurdinaga. (Foto: Oskar Martínez)

Vigilantes de seguridad se estrenan en el control de los accesos a Artxanda, Txurdinaga y Rekalde

Olga Sáez - Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Vigilantes de seguridad controlan por primera vez este año la entrada a las piscinas descubiertas en los polideportivos de Artxanda, Txurdinaga y Rekalde los días en los que, por altas temperaturas como ayer y el lunes, la afluencia es masiva. El aforo en las piscinas descubiertas de la ciudad es de 5.840 plazas y aunque por lo general no suele superarse, el año pasado los días más calurosos de julio se dieron algunos incidentes protagonizados por gente que intentaba saltar los tornos de entrada. Este verano, para garantizar la seguridad de todos los usuarios, se han adoptado algunas medidas extraordinarias desde el Área de Juventud y Deporte. Habrá vigilantes y más socorristas.

El verano pasado acabó con esta cuestión sobre la mesa. La propia concejala de Juventud y Deportes del Ayuntamiento de Bilbao, Oihane Agirregoitia, compareció en comisión para explicar a los grupos cómo había transcurrido el verano en las instalaciones municipales. Se debatió sobre la necesidad de aumentar el número de socorristas, vigilar las entradas, abrir las piscinas cerradas y otras cuestiones referentes a mejorar el ocio de los bilbainos también en la época estival.

Así, este verano, como novedad, Txurdinaga, Rekalde y Artxanda cuentan con vigilantes de seguridad. Sus funciones en estos polideportivos son fundamentalmente regular los accesos a las piscinas exteriores desde el control de los centros deportivos. Son por tanto la persona de referencia para el cumplimiento del procedimiento establecido en cuanto a la gestión de accesos tratando de minimizar, con el apoyo del servicio auxiliar, las molestias que se puedan generar.

Bilbao cuenta con tres piscinas municipales descubiertas que ofrecen a las familias bilbainas la oportunidad de disfrutar de los buenos días de verano sin salir de la ciudad. “Son espacios para el ocio y la diversión al aire libre de las familias”, señala Agirregoitia.

Son casi 6.000 las plazas que ofrecen las piscinas descubiertas. Txurdinaga, 2.923;Artxanda, 1.708 y Rekalde, 1.290. De lunes a viernes están abiertas desde las diez de la mañana hasta las nueve de la noche. Así, la cobertura para los bañistas es amplia, lo que hace que no sea frecuente que se cierren por exceso de aforo, pero el año pasado ya ocurrió en los días de más altas temperaturas y este año, en lo que va de verano, se ha cerrado el acceso en una ocasión. Fue el 26 de junio, por la tarde y por corto espacio de tiempo, en las piscinas de Txurdinaga, donde se había llegado al aforo máximo.

Hay que tener en cuenta que el Ayuntamiento de Bilbao impide la entrada en las piscinas al aire libre de Bilbao cuando el aforo supera el 90% de los asistentes permitidos, según la capacidad del recinto establecida por Protección Civil.

Antecedentes Sin embargo, el pasado año los días 19, 20 y 21 de junio y el 4 julio, jornadas en las que Bizkaia registró temperaturas por encima de los 30 grados se llegó a una asistencia masiva que dio lugar a que se impidiera la entrada. Tras esperar la cola para acceder al recinto y sofocados por el calor, la situación desencadenó actos incívicos en algunos de estos recintos. Hubo usuarios que saltaron los tornos para entrar, pese a la prohibición, discusiones entre la gente que esperaba, insultos...

Las primeras medidas que se adoptaron en aquel momento pasaron por mejorar la megafonía, así como la señalización, para evitar malentendidos en estas ocasiones, pero no fue suficiente.

Ya entonces los grupos de la oposición pidieron iniciativas más contundentes. La concejala de Bildu, Izaskun Guarrotxena, planteó la necesidad de habilitar más recintos de agua al aire libre, “puesto que hay nuevos barrios”, y apeló al Área a poner medidas efectivas para evitar males mayores;“más socorristas, o mejorar el sistema de tornos para evitar que los descontentos salten las vayas cuando se les impide el paso”. Carmen Muñoz, concejala de Udalberri, por su parte, creyó conveniente que las piscinas de interior estén abiertas también en verano.

Agirregoitia apuntó que la satisfacción de los bilbainos con los recintos municipales es “muy elevada” y señaló que “incluso los días que muchos no pudieron entrar por haberse superado el 90% de aforo no hubo un número importante de quejas”. Según apuntó, esos días se registraron 9.000 asistentes y solo 39 quejas. En 2013 también hubo denuncias por falta de control y fallos de seguridad en el polideportivo de El Fango y en Txurdinaga.

Este año, además de los vigilantes de seguridad, cada una de las instalaciones cuenta con una persona coordinadora y otra persona de control. La vigilancia no es solo de cara a la entrada de los bañistas también se quiere garantizar la seguridad en el interior. Por ello, todos los días dos socorristas se ocupan de controlar el baño de las piscinas y en el caso de Txurdinaga, que es la que más aforo tiene, a partir de las 15.00 horas cuenta con un tercer socorrista.

Además, Bilbao Kirolak trabaja con una previsión meteorológica, de manera que los días en los que se esperan altas temperaturas y una afluencia alta se refuerza el servicio de socorrista con uno más por piscinas. A estos se suma el servicio auxiliar encargado de supervisar y controlar el buen uso de las instalaciones deportivas por parte de las personas usuarias, así como la atención e información que estas precisen, colaborando con todas las tareas que sean necesarias para el buen funcionamiento de los recintos.

Piscinas

Secciones