producía 100 kilos cada dos meses

Cuatro detenidos a prisión tras desmantelar una plantación de marihuana en Sopela

La juez ha determinado el ingreso en prisión de cuatro de las cinco personas detenidas por la Policía Nacional por su relación con una plantación para la "producción industrial" de marihuana desmantelada en la localidad vizcaina de Sopela, donde se intervinieron más de 2.000 kilos en bruto de plantas de esta droga, según ha informado hoy la Delegación del Gobierno en el País Vasco.

EFE - Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 13:03h.

BILBAO. La operación policial se llevó a cabo el pasado 3 de julio, cuando los agentes localizaron un invernadero habilitado para la producción de marihuana en Sopela y detuvieron a cinco personas, naturales de Guinea Bissau, encargadas de la custodia y mantenimiento de la plantación.

Esta intervención sería "una de las más importantes de los últimos tiempos" en Bizkaia "tanto por la cantidad como por la especialización y automatización de la plantación, con la que se pretendía obtener varias cosechas al año", según la delegación del Gobierno. En la operación se hallaron 2.180 kilos en bruto de plantas de marihuana.

El cultivo desmantelado tenía capacidad para producir un centenar de kilos de estupefaciente en ciclos de cosecha de entre dos y tres meses.

El lugar donde se ubicaba la plantación resultaba de difícil acceso y localización, "en una zona montañosa de casi imposible acceso para los viandantes y oculta entre la maleza", ha precisado la misma fuente.

Entre los arrestados, algunos de ellos indocumentados, uno de ellos era el "capataz" que dirigía las operaciones y otras tres personas estaban dedicadas a la custodia y cuidado de la marihuana.

Vivían "en un cobertizo junto al invernadero de la plantación, en condiciones infrahumanas y sin salubridad, rodeados de maleza, suciedad y ratas", según la delegación del Gobierno. Una quinta persona se había encargado del alquiler del terreno.

La actuación policial, desarrollada por Brigada Provincial de Policía Judicial de Bilbao, perteneciente a la Jefatura Superior de Policía del País Vasco, se realizó bajo la supervisión de la magistrada titular del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 4 de Getxo, quien presenció el desmantelamiento del invernadero y ordenó el ingreso en prisión para cuatro de los cinco arrestados.