El callejón de las botxerías

El imperio más poderoso en la tierra

Por Jon Mujika - Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

ANDA que no habrá pasado ría bajo los puentes de Bilbao desde entonces. Hay que viajar tiempo atrás, hasta aquel verano, un 11 de julio, de 1838. Fue entonces cuando la criatura dio el primer paso, cuando se puso la primera piedra, cuando se firmó el primer documento. Todo sucedió en el salón consistorial del Ayuntamiento de Bilbao por convocatoria de José Javier de Goytia que por aquel entonces era el abogado más antiguo de Bilbao, lo que le confirió la distinción: fue el primer decano del Colegio de la Abogacía de Bizkaia. Ayer su heredero, Carlos Fuentenebro,actual decano del Colegio de la Abogacía de Bizkaia, recogió un sinfín de enhorabuenas en la celebración del 180º aniversario de la institución, ceremonia que tuvo lugar en la planta 24 de la Torre Iberdrola.

Hay una retahíla de avatares y tribulaciones que recordar desde aquellos días. El colegio profesional ha sido testigo de la época isabelina, pasando por el sexenio revolucionario, la Restauración, la dictadura de Primo de Rivera, la Segunda República, la Guerra Civil, el franquismo y la edad contemporánea que hoy vivimos. Siempre con lealtad en la defensa pública y permanente de su compromiso por las libertades civiles. Algo de todo ese recorrido se recordaba ayer en el cóctel en presencia del alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto;los consejeros del Gobierno vasco Josu Erkorekay María Jesús San José;Vicente Reyes, recién nombrado subdelegado del Gobierno en Bizkaia;Carmen Adán,fiscal superior del País Vasco;Juan Luis Ibarra,presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco;Aner Uriarte, juez decano de Bilbao;la directora de Justicia, Loly de Juan;la viceconsejera María Gallastegui y un sin número de autoridades civiles, jurídicas y legales, amén de letrados, pasantes, juristas y toda una legión de hombres y mujeres ligados a la abogacía.

Todo fueron saludos e intercambio de anécdotas, abrazos y conversaciones de nivel. En ese carrusel no faltaron quien fuera presidenta del Athletic, Ana Urkijo,una de las mujeres pioneras en tantas y tantas cosas;Alberto Seco, Juan Carlos Martínez, Gontzal Aizpurua, Nazario Oleaga, antecesor de Carlos Fuentenebro;Gema Tomás,decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Deusto;Carlos Ais, Miguel Zugaza,presidente del Museo de Bellas Artes de Bilbao;Natalia Diéguez, Rosa González, Álvaro Crespo, Miguel Ángel Lujua, director consejero delegado de IMQ;Katia Martínez, en estado de buena esperanza;su padre, Gorka Martínez, director general de la Fundación BBK;Virginia Terrero, Maite Latorre, Cristina Gárgolas, María Fernández-Hierro y Esteban Umeretz,entre decenas y decenas de asistentes.

Testigos de la celebración, aliviada de los fuegos de rigor con el aire acondicionado, también fueron Macarena Bergareche, Beatriz Marcos, Ainhoa Gutiérrez, Ignacio Amilibia, Javier Arrieta, Carmen Azcúnaga, Elena Pombo, Maite Valdecantos, José Luis Bengoa y así hasta cubrir el salón abarrotado. Muchos de ellos y ellas comparten la locuaz sentencia de Publio Ovidio Nasón,aquel poeta romano quien tuvo la habilidad de leer la letra pequeña para recordarnos, a nosotros míseros mortales, que las leyes están para que el poderoso no pueda todo. Se sabe que en un pueblo libre, es más poderoso el imperio de la ley que el de los hombres. Da vértigo ver moverse a tanta gente en esas tierras donde la ley gobierna.