feria de san fermin

San Fermín martiriza la espalda de Altuna III

El de Amezketa abandona por lumbalgia cuando ganaba con Martija a Bengoetxea y Aretxabaleta, que vencen (12-22). le sustituye Elezkano

Eduardo Oyarzabal - Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Altuna-Martija 12Bengoetxea-Aaretxabaleta 8(22)

Duración: 38 minutos.

Saques: 1 de Bengoetxea VI.

Pelotazos: Se cruzaron 263 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 8 de Altuna, 2 de Martija y 7 de Bengoetxea.

Errores: 1 de Bengoetxea y 2 de Aretxabaleta.

Marcador: 0-1, 1-1, 1-3, 5-3, 5-4, 10-4, 10-6, 11-6, 11-8 y 12-8. Altuna-Martija se retiraron y se concluyó 12-22.

Incidencias: Frontón Labrit, ante 1.100 espectadores. Lleno absoluto.

bilbao - La fiesta de San Fermín nace honrando la memoria del santo mártir;a Jokin Altuna, la feria le ha martirizado. Las parejas en liza afrontaban el segundo partido del Grupo B correspondiente al Torneo de San Fermín. Se enfrentaban Altuna III y Martija con Bengoetxea VI y Aretxabaleta. Congelado, aparecía el 12-8 en el marcador. El campeón del Manomanista, mermado, martirizada su espalda por la competición, renunció a prolongar una agonía que podía traerle peores consecuencias.

Altuna III se reencontraba con halos de venganza ante Bengoetxea VI, ganador del Cuatro y Medio de San Fermín frente al pelotari de Amezketa el pasado domingo. El sediento guipuzcoano y Martija cincelaban las escaleras de la ascensión al primer triunfo en el parejas de San Fermín;Bengoetxea y Aretxabaleta, más necesitados por su derrota previa ante Ezkurdia y Rezusta por 7-22 -aunque aquel día la pareja de Oinatz fue Larunbe, de baja por lesión para este segundo duelo-, se veían obligados a remontar. Entonces, el resultado corría favorable a los primeros, debutantes: 8-4.

En ese momento, un chispazo en la espalda erizó a Altuna. Como corneado por un asta, su zona lumbar le obligó a ser atendido en el vestuario. Se reincorporó Altuna, presto a sumar la primera victoria en el torneo. De hecho, él y Martija prolongaron la diferencia de cuatro tantos hasta elevar el marcador al 12-8.

No obstante, Altuna sufría. Su gesto, su proceder, evidenciaba carencias provocadas por el dolor. Apenas soltaba la mano derecha y el lumbago le mantenía como una espiga, recto sin poder doblarse para el golpeo bajo. A pesar del espíritu de sacrificio, prolongado ocho tantos, el consejo decidió el partido. Altuna quería y no podía. No debía, como fue asesorado. Haciendo caso a la medicina, aparcó el debate. La primera exploración determinó una lumbalgia aguda que ayer se confirmó mediante una resonancia magnética y se calificó de “muy aguda” por el galeno José María Urrutia.

máximo, dos semanas de baja El propio Altuna valoró ayer el percance: “No es una lesión larga, pero es dolorosa y hay que cuidarla bien”. Salvo novedades, el amezketarra no se concede al parecer un mayor margen de dos semanas de parón, dado que ayer se conoció que tanto él como Merino formarán pareja para medirse a Retegi Bi y Martija en el Día del Blusa y la Neska el próximo día 25 en el Ogueta de Gasteiz. Es probable que se pierda las citas de los días 22 y 23, en Barakaldo y Renteria, respectivamente.

Así, Bengoetxea y Aretxabaleta se llevaron en el rebosante Labrit la victoria (12-22). Sin embargo, el 12-22, acompañado del previo 7-22, dejó en la cuneta del camino a la final a leitzarra y markinarra. Mientras, Martija y Danel Elezkano, que formará pareja sustituyendo a Altuna para el encuentro decisivo ante Ezkurdia y Rezusta, atisban una complicada empresa para superar la liguilla: deben ganar por diez tantos de diferencia. En el peor de los escenarios que en definitiva resultaría favorable, sería un 22-9.