Croacia 2-1 Inglaterra

Croacia finalista: hay épica en la agonía

(YOUTUBE EURONEWS)
Mario Mandzukic (i) celebra con Ivan Perisic (i) tras marcar el 2-1. (efe)
Mario Mandzukic e Ivan Perisic celebran el gol del empate. (AFP)
Mandzukic festeja con los hinchas juventinos el primer gol de la Vecchia Signora. (Foto: Afp)
Jugadores de Inglaterra celebran el gol de Kieran Trippier. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Croacia-Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Ivan Perisic celebra el gol del empate. (AFP)
Mario Mandzukic celebra el 2-1. (AFP)
Jugadores de Croacia celebran el gol de Mandzukic. (EFE)

Croacia disputará ante Francia su primera final mundialista, a la que llega después de superar tres eliminatorias con prórroga y con un gol de Mandzukic que hizo justicia

Julián Goikotxeta - Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Croacia 2

Inglaterra 1

CROACIA: Subasic;Vrsaljko, Vida, Lovren, Strinic (Pivaric, min. 95);Brozovic, Modric (Badelj, min. 119), Rakitic;Rebic (Kramaric, min. 101), Perisic y Mandzukic (Corluka, min. 115).

INGLATERRA: Pickford;Walker (Vardy, min. 112), Stones, Maguire;Trippier, Lingard, Henderson (Dier, min. 97), Dele Alli, Young (Rose, min. 91);Sterling (Rashford, min. 74) y Harry Kane.

Goles: 0-1: Min. 5;Trippier;1-1: Min. 68;Perisic;2-1: Min. 108;Mandzukic.

Árbitro: Cüneyt Çakir (Turquía). Amonestó por Croacia a Mandzukic (min. 48) y Rebic (min. 96) y por Inglaterra a Walker (min. 54) .

Incidencias: Segunda semifinal del Mundial de Rusia 2018, disputada en el estadio Luzhniki de Moscú ante 78.011 aficionados.

Bilbao - Tres eliminatorias consecutivas, la de octavos ante Dinamarca, la de cuartos frente a Rusia, la de semifinales contra Inglaterra con prórroga y penaltis, salvo anoche, y por si fuera poco la clasificación para la final la consigue Mandzukic con lo que antaño se conocía como el gol del cojo, bruñendo de épica la histórica clasificación de Croacia para la final de la Copa del Mundo donde le aguarda Francia, que tendrá un día más de descanso y menos plomo en sus piernas.

La leyenda del gol del cojo murió en los años setenta, cuando por fin la FIFA puso sensatez al reglamento y permitió el cambio de jugadores durante el partido. Porque antes de aquello, si un futbolista se lesionaba, como no podía ser sustituido, deambulaba por ahí, de medio estorbo, y aún así alguno aún tenía arrestos para meterla, convirtiéndose en un héroe camino de la enfermería.

Mandzukic tuvo la mala suerte de estrellarse contra Pickford, que le salió al paso y despejó a bocajarro lo que parecía ser un gol cantado, hacia el minuto 105, ya con el partido entrado en la prórroga, la tensión a flor de piel y el agotamiento haciendo estragos. El portero inglés apareció con tanto ímpetu que además de despejar la pelota metió los tacos sobre la pierna derecha del delantero de la Juventus. Pero Mandzukic, con merecida fama de tipo duro, superó la agonía y se mantuvo por una cuestión de fe. Tres minutos después de la fricción batía al guardameta del Leicester, superando la débil cobertura de Stones. En nada se parecía aquello al gol del cojo, por lo bien que lo ejecutó, salvo que instantes después Mandzukic abandonó la batalla con visibles muestras de quebranto.

Este tanto le sirvió a Croacia, el equipo de un Estado que tiene poco más de cuatro millones de habitantes, para deprimir, y de qué manera, a los inventores del fútbol, que por abolengo, quizá por reparación histórica, ya intuían la final, y con Francia como contrincante, un cartel sin duda cargado de tradición y predicamento.

Sin embargo, el fútbol le ha dado la razón a Croacia, que controló más la pelota, disparó hasta en once ocasiones contra la portería rival, por solo y dos veces Inglaterra, y supo sobreponerse en todo momento, primero al primerizo gol, y posteriormente a los arreones de los pross. Porque Croacia ha llegado a semifinales muy curtido en la agonía.

El encuentro comenzó torcido para los balcánicos. Porque a los cinco minuto Trippier transformaba en gol una falta, de magnífico lanzamiento que Subasic no pudo ver y apenas intuyó. Fue un golazo, sí, pero también la única de las dos veces que Inglaterra tiró a puerta en más de 120 minutos de juego. Demasiado pobre como para exigir justicia. La consecuencia fue que Harry Kane, que tenía pinta de convertirse en uno de los referentes del Mundial por sus goles, se va con discreción y nula transcendencia en un partido de tanto quilates.

Estuvo bien vigilado, es cierto, pero las que tuvo, y fueron pocas, no reaccionó como se espera de un delantero de su talla. A la media hora, el jugador del Tottenham quedó retratado estrellando el balón contra el cuerpo de Subasic, y luego no poder resolver el rechace, tirando el balón contra la cepa del poste en una confusa jugada que acabó con el banderín del auxiliar levantado.

Lo cierto es que Inglaterra, de los 12 goles que ha marcado, nueve han sido a balón parado, un dato elocuente sobre el que Croacia había tomado buena nota. En cambio, los pross fallaron en defensa. Lo hicieron en el gol del empate, un centro desde el lateral que Kyle Walker quiso despejar agachándose, sin tan siquiera intuir a Perasic, que metió la bota delante de sus morros para empatar entrada la segunda parte, cuando los balcánicos, bajo el mando de Modric y Rakitic, se habían hecho con el partido.

Perasic lanzó luego el balón a la madera y Pickford se lució ante Mandzukic antes de entrar en la prórroga, tiempo en el que pudo pasar de todo. Vrsaljko tuvo intuición para sacar un balón bajo los palos tras un espectacular remate de cabeza de Stones, y de la posible victoria inglesa se pasó a la pesadilla, un descuido fatal, y el cojo que aparecía, vigoroso, metiendo a Croacia nada menos que en la final del Mundial.

estadísticas

Secciones