Campeonato de Bizkaia

La primera bandera en el calor de casa

Kaiku ganó el Campeonato de Bizkaia e Iraide Ruiz por fin cumplió su sueño de ganar un título de traineras con el club de su vida

Jokin Victoria de Lecea - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Lekeitio - El Campeonato de Bizkaia de Traineras fue el despertar definitivo de Kaiku. El resultado que confirma el trabajo bien hecho. Aviso para rivales e inyección de moral para la tripulación de la Bizkaitarra. Este curso se ha visto por primera vez a la embarcación sestaoarra en la temporada de traineras, pero el camino no ha sido corto. Son muchos años tratando de conseguir sacar una trainera, quedándose cerca y viendo como muchas remeras tenían que hacer la maleta y viajar en verano en busca de un nuevo bote donde disfrutar de su pasión. Una de esas viajeras fue Iraide Ruiz. La hoy patrona de Kaiku tuvo que realizar su propio trayecto para llegar al destino en el que se encuentra en estos momentos, llegando incluso a ejercer de patrona en el bote filial del club de Sestao en la ARC-2. La regata de Lekeitio fue un subidón para ella, la primera regata ganada con el club de toda su vida y ahora solo quiere mirar al futuro en busca de nuevos logros.

La regata realizada por Kaiku en el Campeonato de Bizkaia fue una de las “mejores que hemos realizado nunca”. Las sestaoarras lo bordaron. Dominaron desde la salida, llegaron líderes a la ciaboga y en popare acertaron a la hora de coger las olas una tras otra. Campeonas de Bizkaia y con una ventaja de veinte segundos sobre Deusto. “Poco a poco fuimos a más. Tras llegar primeras a la baliza, arrancamos y acabamos a tope. Deusto es un gran rival. Nosotras fuimos a pelear la bandera, a aguantar y salió bastante bien la cosa”, declara Ruiz. Las sestaoarras no disfrutaron hasta la línea de meta y hasta el final “pensaba que estaban más cerca y que en cualquier ola nos podían pillas”. Fue oír la bocina y la algarabía se desató. “Todo el mundo estaba súper contento y estábamos emocionadas. Somos gente muy joven y conseguir esto es muy grande. Al ganar no sabía ni qué decir”, afirma la patrona.

Esta bandera fue la consecución al buen trabajo realizado en esta temporada. Un duro camino comenzado en invierno y que recoge su recompensas cuando el mes más exigente para los remeros vive sus primeros coletazos. “El equipo está súper ilusionado y hay un ambiente excelente, no puedo poner ninguna queja. Además en Kaiku se están portando muy bien tanto con nosotros como con los chicos. Pedimos algo y nos lo dan, algo que tiene más mérito por las dificultades que hay. Está saliendo todo adelante por esta disposición”, reconoce la remera sestaoarra. Este título supone además un paso más a la hora de mirar a objetivos futuros, la manera perfecta para ganar confianza: “Sentimos que vamos evolucionando. Ya ganamos el de trainerillas y ahora este es más ilusionante. Estamos aquí para remar y para pelear también. Está claro que todos los rivales nos pueden ganar, pero intentaremos estar ahí”.

Ruiz degusta las primeras mieles del triunfo con su club, la primera gran victoria de una tripulación joven, con muchas remeras viviendo su estreno en la trainera. Sin embargo, en el caso de Ruiz su camino es diferente. Son años tratando de vivir estos momentos fuera de casa, peleando en cada regata y defendiendo otros colores. La sestaoarra remó en la selección de Bizkaia, Santoña, Orio, Kaiku B en la ARC-2, Portugalete antes de debutar por fin en la categoría femenina con Kaiku. “Remar en casa me supone mucha ilusión. Desde pequeña, como todos los remeros, soñaba con ganar La Concha con mi club. Es algo que pilla muy lejos, pero ganar estos campeonatos compensa mucho”, comenta sin dejar de soñar con algún día competir en los dos primeros fin de semanas de septiembre patroneando a la Bizkaitarra.