final del mundial: FRANCIA-CROACIA

Croacia juega contra la historia

Los balcánicos nunca han ganado a francia, su rival en la final del mundial, en los cinco duelos jugados

Un reportaje de N. Marcos - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

CROACIA nunca ha ganado a Francia en un partido oficial. Ni en ningún otro. Así que la selección balcánica pretende cambiar la historia el próximo domingo, cuando se enfrentará al combinado galo en la final del Mundial de Rusia. Porque los antecedentes no pueden ser más prometedores para los bleus, que no han perdido ninguno de los cinco encuentros que han protagonizado frente a los croatas. Tres victorias y dos empates. De hecho, la primera confrontación entre ambos -y la de mayor relevancia- fue en la semifinal del Mundial de Francia de 1998, en la que los anfitriones ganaron 2-1 tras remontar un gol de Davor Suker con un doblete de Lilian Thuram. Después, los galos se cosieron al pecho la primera y única estrella que adorna su equipación. Sin embargo, mucho ha llovido desde entonces y, tras otros cuatro partidos en los que Croacia no ha sido capaz de imponerse, ahora ambas selecciones vuelven a encontrarse en el camino más igualadas que nunca.

De hecho, los dos conjuntos se han convertido, por méritos propios, en las sensaciones del Mundial y atesoran en sus plantillas a los considerados como los mejores jugadores del torneo hasta el momento. Por parte de Francia ya nadie duda del gran futuro que le espera a Kylian Mbappé, el goleador más joven de la selección gala. Mientras que, defendiendo al combinado croata, Luka Modric se erige como el “hombre del torneo”. Al menos así lo considera su seleccionador, Zlatko Dalic, que puso en valor el gran juego que está desplegando el capitán de su equipo: “Si somos realistas, antes del Mundial es normal que los favoritos a mejor jugador fuesen Ronaldo, Messi o Neymar, pero Modric lo ha ganado sobre el campo. Por su gran temporada con el Real Madrid y en Europa merece ganar el Balón de Oro aunque no gane el Mundial”. Asimismo, Dalic no solo destacó el buen juego de su equipo, sino también el de su próximo rival, admitiendo que la calidad de Francia va más allá de Mbappé: “Los equipos que centraron exclusivamente en las individualidades han vuelto a casa y los otros seguimos. Los equipos más compactos y solidarios son los que han avanzado”, señaló.

Deschamps y el 98 Didier Deschamps era el capitán galo cuando los bleus ganaron el Mundial en 1998 y 20 años después se encuentra dirigiendo a la selección de su país hacia su segunda estrella. Esta coincidencia no ha pasadodesapercibida para muchos franceses, que se han movilizado en las redes para que el domingo el técnico se quite el traje y vista la misma camiseta que llevaba cuando Francia ganó 3-0 a Brasil.