Historias de... ‘sanfermineros’ en Termibus

A disfrutar del último día: “Que San Fermín nos proteja”

Borja, Jon, Sandra, Vanesa y Kepa. (Jose Mari Martínez)

Sin hora de regreso y con ganas de disfrutar del ambiente sanferminero partieron ayer rumbo a Iruñea un grupo de vizcainos desde Termibus. ¿El objetivo? Disfrutar de la vida

Por Sandra Atutxa - Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

LES pillamos por sorpresa en la estación de Termibus a punto de subirse al autocar que les llevaría a las fiestas que el escritor Ernest Hemingway universalizó e hizo mundialmente conocidas. Les esperaba San Fermín para guiarles, no en el encierro, sino en los recorridos que tenían previsto realizar por cada uno de los espacios festivos. ¿El objetivo? Disfrutar de la vida. Con ganas, con muchas ganas, enérgicos y con la idea de darlo todo, bueno, casi todo... Así partieron ayer de Bilbao las basauritarras Sandra Pérez y Vanesa Cabezudo y la cuadrilla de amigos de Durango, Borja Navarro, Jon Santibañez y Kepa Irasbegi rumbo a la capital de Nafarroa. “Prepárate, San Fermín, que estamos listos. Vamos a disfrutar de la fiesta todo lo que el cuerpo aguante”, gritaban al unísono mientras el conductor del autobús les esperaba para revisar si sus billetes estaban correctos.

Y como no podía ser de otra manera, el blanco y rojo no faltó en su vestimenta sanferminera. Pantalón, camiseta en blanco;faja y el pañuelito de fiestas, de color rojo. “Nosotros somos rojiblancos en cuerpo y alma”, dijo Kepa, refiriéndose a su pasión por el Athletic. Y prosiguieron. “Vamos muy limpios, pero ya verás cómo regresamos de Iruñea. Habrá que vernos”. Damos fe que de casa salieron sin ninguna mancha.

Los amigos de Durango se conformaban este año con repetir la experiencia sanferminera de 2017 que fue, según relatan, “apoteósica”. “¡Uf, fue la leche!”, afirmaron con una sonrisa. Recordaban que el día y la noche de los sanfermines del año pasado dieron para mucho, tanto que hay pasajes que quedaron en el más absoluto de los olvidos. “Es lo que tiene tomarse unas cuantas cañas de más”, comentaron irónicamente. “El alcohol y el buen rollo que no falten”, lanzaron los tres amigos de Durango.

Para Sandra será su primera vez en San Fermín y se mostraba emocionada con sumergirse en la fiesta de una ciudad que durante ocho días no duerme. “Me han hablado muy bien de las fiestas. La gente que va siempre repite y no podía dejar de ir este año”, explicó.

Su amiga, Vanesa es repetidora. “Es cierto que va mucha gente, pero son tantos los espacios donde hay buen ambiente que la sensación de aglomeración no es muy grande”, relató la joven de Basauri. En sus agendas fiesteras no tenían ningún plan marcado;tampoco una hora de salida de Iruñea. “¡Vamos a la aventura!”, destacaron las dos amigas. Y explicaron: “Cuando menos planes se hacen mejor salen las cosas. No sabemos ni qué concierto hay ni qué vamos hacer. Nos dejaremos llevar y aprovecharemos el ambiente callejero que es muy bueno para llenar nuestro tiempo de fiesta”, añadió Vanesa.

Sin embargo, Sandra y Vanesa lo tienen claro: “Por muchas fiestas de San Fermín que haya, Aste Nagusia y las fiestas de nuestro pueblo, Basauri, son las mejores del mundo”. Su regreso a Bilbao hoy tampoco está cerrado, pero probablemente lo hagan sobre las doce del mediodía. “Aprovecharemos el tiempo en el bus para dormir, descansar y recuperar las fuerzas perdidas”, explicaron. Borja, Jon y Kepa tampoco pudieron concretar la hora de regreso a la capital vizcaina. “Vamos sin hora de regreso. Ya veremos qué nos depara las próximas horas. Todo sobre la marcha”, añadieron.

Se conforman con que San Fermín, el santo que todo lo ve, les mire con buenos ojos y les proteja para que su estancia en los sanfermines de este año en Iruñea sea nuevamente inolvidable. De la fiesta y del buen ambiente ya se encargan ellos: “¡Gora San Fermín!”.

Secciones