lucha por el liderazgo del PP

La vuelta al pasado de Santamaría

Mari Mar Blanco, Soraya Sáenz de Santamaría y Alfonso Alonso, en el homenaje a Miguel Ángel Blanco que tuvo lugar ayer en Ermua. (Foto: Efe)

La PRESIDENCIABLE DEL PP afirma EN ERMUA QUE LA PRIORIDAD NO ES ACERCAR PRESOS mientras un VÍDEO pone en DUDA el poder DE RENOVACIÓN de algunos de sus apoyos

Javier Núñez - Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - El PP de la CAV convirtió ayer el homenaje a Miguel Ángel Blanco en un acto de campaña de Soraya Sáenz de Santamaría, que aterrizó en Ermua acompañada de una de las principales figuras de su equipo, la exministra de Empleo Fátima Báñez. Junto a ellas, Mari Mar Blanco, hermana del edil asesinado por ETA hace 21 años;el presidente del PP de la CAV, Alfonso Alonso;el eurodiputado Carlos Iturgaiz;y Teresa Jiménez Becerril, hermana del concejal popular en el Ayuntamiento de Sevilla Alberto Jiménez Becerril, también asesinado por ETA. Estos tres últimos, Alonso, Iturgaiz y Jiménez Becerril se han decantado públicamente por la exvicepresidenta en la pugna interna de la formación de Génova.

Al igual que sucedió con la visita a Ermua del otro candidato, Pablo Casado, Sáenz de Santamaría retornó al discurso más duro del PP. La candidata a presidir el PP defendió que la prioridad debe ser el regreso de las personas “empujadas al exilio por el terror de ETA” y no “la vuelta a casa de los presos de ETA”. Así, incidió en la necesidad de honrar la memoria de las víctimas que “cayeron por enfrentarse al odio y la tiranía” frente a muchas voces que instan al olvido. “Nosotros no vamos a olvidar, nos sigue estimulando el ejemplo de las víctimas, seguimos comprometidos con mantener viva su voz, reivindicamos la dignidad de todos aquellos cuya vida fue arrebatada, como la de Miguel Ángel, por defender la democracia”, señaló.

A juicio de Sáenz de Santamaría, “se ha derrotado a ETA pero el trabajo no ha terminado” porque, según señaló, ha llegado la hora de derrotar definitivamente a la banda construyendo un relato veraz y justo de lo que ocurrió. “Esa es la memoria de nuestra democracia, de la que el PP del País Vasco y de toda España ha sido tristemente protagonista pero firmemente actor. Recordar es decir que les mataron por defender la idea de España y de nuestra Constitución, es reclamar el profundo significado político que tenéis las víctimas del terrorismo”, apuntó.

Sáenz de Santamaría recordó a las personas que tuvieron que abandonar Euskadi “expulsadas por el odio y las amenazas”. De este modo, aseguró que no se puede permitir que estas personas caigan en el olvido, mientras que, en contraposición, “no puede ser que la prioridad ahora sea la vuelta a casa de los presos de ETA, de los mismos que empuñaron la pistola y ejercían el chantaje”. “La prioridad debe ser que quienes fueron empujados al exilio por el terror puedan regresar a su tierra”, zanjó.

Polémico vídeo Mientras Santamaría se retrotraía al pasado en Ermua, en Génova crecía el malestar por la difusión de un vídeo sobre la dilatada trayectoria política de Javier Arenas, Cristóbal Montoro y Celia Villalobos, tres exministros que apoyan a Santamaría y de quienes se duda que puedan llevar a cabo la renovación que propugna la exvicepresidenta.

Bajo el título, Cuéntame como vais a renovarnos, la cinta de poco más de dos minutos utiliza la sintonía de la serie Cuéntame cómo pasó. Arranca recordando que en 1979 Arenas ya figuraba en la lista de UCD, que en 1982 fue diputado por el Partido Demócrata Popular y en 1989 por Alianza Popular. Después, el vídeo apunta a Celia Villalobos, que también empezó en 1986 como diputada de Alianza Popular, luego fue ministra con Aznar y más tarde en 2011 vicepresidenta en la Mesa del Congreso. Sobre Montoro señala que comenzó en 1993 como diputado y más tarde pasó a ocupar un asiento en el banco azul como ministro, primero con Aznar y luego con Rajoy.

El director de campaña de Santamaría, José Luis Ayllón, indicó que el vídeo evidencia el “nerviosismo de los perdedores”. Sin embargo, fuentes del equipo de Casado negaron la autoría de ese vídeo y señalaron que es “falso” que pueda atribuirse a ellos su origen.

Secciones