servicio de los restaurantes

La escasez de camareros formados lastra la hostelería

La Escuela Superior de Bilbao cuenta con pocos alumnos para esta labor

Iñaki García - Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - En una época en la que, gracias a la popularidad que han adquirido los reality shows sobre cocina, el puesto de chef esta muy valorado socialmente, el de camarero, en cambio, está considerado como un trabajo temporal con el que conseguir unos ingresos.

Desde la Escuela Superior de Hostelería de Bilbao (Eshbi) se quiere cambiar esta imagen del servicio de los restaurantes y poner en valor que se trata de un empleo que requiere formación. El pasado miércoles tuvo lugar una jornada en Bilbao en el que se trató la falta de personal formado, la evolución del sector y las nuevas corrientes y modelos de consumo de la mano de empresarios, profesores y alumnos de la escuela.

Joseba Lozano, director de Eshbi, explicó a DEIA que su principal preocupación es que los últimos años han detectado que no hay alumnos en los ciclos asociados al servicio. “La hostelería pide trabajadores preparados para el trato con el cliente”, aseguró.

“No es lo mismo que te atienda una persona sin formación que una que ha pasado por la escuela”. Lozano lo dejó claro, el tópico que dice que cualquiera puede ejercer de camarero es falso. Asimismo, añadió que aparte del sistema de cocina, los restaurantes también tienen el de servicio y, a día de hoy, es difícil encontrar “perfiles profesionales que ocupen” este ámbito de trabajo. Las distintas escuelas de hostelería vizcainas ofertan actualmente once ciclos de cocina, todos ellos se llenan, y cuatro orientados a los servicios, ninguno completa el cupo de alumnos que puede acoger.

En los últimos años no han podido cubrir la totalidad de su oferta educativa orientada al servicio de hostelería, pese a que el 100% de los alumnos que estudian en el centro consiguen empleo en el sector. Con la cifra de alumnos actual gestionan con dificultad todo “el volumen de trabajo” que generan en el centro.

Lozano aseguró que la principal cualidad que tiene que poseer un Técnico Superior en Dirección de Servicios de Restauración es la “actitud”, aunque también tiene una parte vocacional, ya que te tiene que gustar la profesión.

Además, en sus años en la escuela ha tenido varios alumnos que tras comenzar en cocina, acabaron estudiando servicios, que siendo menos atractivo para los estudiantes tiene una mejor salida laboral, y “han hecho carrera”. Otra de las ideas que se subrayó en el evento fue que constantemente se simplifica cuando se habla del equipo de servicios de un restaurante, siempre se asocia con el camarero, cuando también existen otros roles dentro de un restaurante, como el de sumiller o el de jefe de sala.

En opinión de Lozano el servicio de hostelería es “ese gran desconocido”. Para finalizar el evento, los presentes divididos en diferentes mesas y después de debatir sobre el futuro de la profesión o sobre por qué el servicio no atrae a los alumnos, el portavoz de cada grupo emitió una serie de conclusiones. El chef Aitor Elizegi aseguró que Bizkaia debe “liderar y arriesgar” con el objetivo de crear “un territorio de la restauración”, que necesitaría el apoyo de “una universidad innovadora, creativa y arriesgada”.

Ana Ordóñez, jefa de estudios de Eshbi, ofreció una serie de argumentos por los que el servicio no atrae a los alumnos. ”El resultado de un trabajador de servicios es intangible, difícil de valorar”. Por otro lado, el de los cocineros es más visual. Igualmente, planteó la posibilidad de cambiar el nombre al puesto de camarero por otro, anfitrión o anfitrión de la sala, para intentar mejorar la valoración social.

Al evento acudieron, entre otros, Aitor Elizegi, propietario de Bascook y Baskery;José Pereda, del Huevo Frito;Iñigo Cuesta, del Florida;Juan González, de La Viña;Ander Elortegi, Ainara Belarrain, de Cervecería Cobetas, o Héctor Sánchez, gerente de la Asociación de Hostelería de Bizkaia.