durangaldea

Victoriano Pérez, pintor de vocación

El durangarra Victoriano Pérez presenta en la villa una exposición con 43 de sus cuadros
Una vez jubilado, comenzó a disfrutar realmente de una afición que heredó de su padre

K. Doyle - Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Durango - Siempre es especial exponer en casa y más aún recibir felicitaciones por ello. El durangarra Victoriano Pérez se enorgullece de haber podido dar a conocer 43 óleos suyos en la villa. “Es una satisfacción que a la gente le guste lo que a uno le apasiona y valoren el trabajo que haces”, explica satisfecho este gran aficionado a la pintura.

Fue a raíz de su jubilación hace 14 años cuando Victoriano comenzó a disfrutar realmente con el arte de pintar aunque esta afición le venía de familia. Y es que su padre fue el único pintor en el municipio salmantino de Casafranca que se encargaba, entre otras cosas, de dibujar los carros de muchos ganaderos de la zona. “De ahí me viene una pasión que tenía dormida, pero una vez me jubilé se despertó y... ¡de qué manera!”, reconoce entre risas el salmantino que llegó a Durango con 17 años.

En lo que a su estilo se refiere, Victoriano siempre se ha decantado por trabajos al óleo. A sus 71 años, disfruta plasmando todo tipo de paisajes, flores y retratos. En este sentido, fotos de rincones emblemáticos de la villa y alrededores como el antiguo parque de Pinondo, el lavadero de San Roke, las antiguas escuelas de Axpe o la zona del río Mañaria han sido captados por el artista. “Estoy hablando con dos amigos para ver si me consiguen ahora una fotografía buena del antiguo lavadero de Magdalena y así me lanzo a pintarlo también”, desvela con entusiasmo.

A la hora de realizar la selección de su exposición, que pudo verse del 28 de junio al 8 de julio en la Sala Ezkurdi de Durango, tuvo claro que quería realizar un pequeño recorrido a través de los cuadros que mejor pudieran resumir su trayectoria. Así, 43 óleos, desde un autorretrato, paisajes, figuras, flores, semidesnudos hasta niños como protagonistas, colgaron de las paredes del espacio cultural.

Satisfecho con la respuesta, alrededor de 300 personas pasaron por la muestra, Victoriano se queda con el cariño mostrado por muchos de los visitantes que le dieron la enhorabuena por sus cuadros. Mención especial para una mujer argentina que se emocionó al ver en uno de sus cuadros el salón-café-teatro El caminito de Buenos Aires. “Fue una foto que hizo mi hija en su viaje a Argentina, me gustó y la quise pintar. A la mujer se le saltaron las lágrimas al verlo porque le trajo buenos recuerdos y ver que alguien se emociona con un cuadro tuyo es muy gratificante”, aseguró el artista sobre la repercusión de su arte.

exigente consigo mismo Miembro de la Asociación Artística del Duranguesado desde hace cinco años, Victoriano reconoce que “cuando tengo un rato y me apetece me pongo a pintar”. Además, también le gusta acudir dos días por semana a los bajos de Ezkurdi para pintar en compañía de otros aficionados de la entidad y recibir los consejos del pintor y profesor Fernando de Vicente. “Está muy bien porque nos ayuda a perfeccionar nuestros cuadros”, agradece Pérez, quien añadió reconociendo ser exigente consigo mismo que “nunca estoy conforme con lo que he hecho y siempre cambiaría algo. En cambio veo los cuadros de los compañeros y todos me parecen muy bonitos”.

Además de la pintura, el fútbol también es otra de las grandes pasiones de Victoriano. Muestra de ello, dirigió al Peña, Elorrio, Cultural y fue fundador del Extremeño y del Iurreta. Además, desde hace casi veinte años es socio de la Peña Indarra Barça, de Durango. Reconociendo que tras esta su segunda exposición individual “quiero estar un poco tranquilo”, Victoriano seguirá disfrutando con las pintura y compartiendo momentos con aficionados de la Asociación Artística del Duranguesado. Una pasión desconocida hasta ahora para muchos de sus allegados. “Me ha sorprendido cómo muchos amigos y conocidos míos no sabían esta faceta mía de la pintura y ya tengo varios encargos preparados para ellos”, aseguró entre risas el aficionado a la pintura durangarra.