eusko label liga

Urdaibai desata la tormenta

Urdaibai celebra su victoria en aguas donostiarras, lo que le permite aumentar su renta sobre Hondarribia en la general. (Esti Veintemillas)

Los bermeotarras se vieron contra las cuerdas en el segundo largo, con la posibilidad de hundirse en la tabla, pero dieron otro golpe en la mesa y ganaron con solvencia en Donostia

Jokin Victoria de Lecea - Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Donostia - Sonó un fuerte trueno en La Concha cuando los remeros de Urdaibai alzaron victoriosos sus brazos. Las nubes rompieron en lluvia y el cielo, en calma durante toda la regata, se unió a lo que se había vivido pocos minutos antes en la bahía donostiarra. La Bou Bizkaia había desatado una tormenta. Hondarribia, Zierbena y Orio se erigieron en rivales de los entrenados por Joseba Fernández. Llegaron a ponerles contra las cuerdas, pero cuando pintaron bastos, Urdaibai creció más todavía. Fue otro golpe de poder. Resistió en los malos momentos, consiguió la proa de la regata en el tercer largo y cuando vio la baliza de meta en el horizonte metió esa marcha más que hoy en día solo tiene la trainera de Bermeo. Sus últimos metros fueron una exhibición de poder, la disputa dio un giro de 180 grados y se pasó de una lucha reñida con muchas candidatas a otra marcha triunfal del líder de la Eusko Label Liga.

Urdaibai fue el primero en golpear en la bahía donostiarra. Los cuatro botes de la tanda de honor salieron muy igualados, pero la proa de la Bou Bizkaia se mantuvo durante muchos metros ligeramente adelantada a la de sus rivales. Sin embargo, su buen arranque no fue suficiente para alejar el fantasma de Orio. Los aguiluchos realizaron el mejor tiempo de la segunda tanda tras una intensa pelea con Cabo y en el primer largo oriotarras y gallegos mandaban por pocos segundos. A los entrenados por Jon Salsamendi les está costando dar con la tecla este curso, pero ayer, en un campo de regatas acostumbrado a darles muchas alegrías, la San Nikolas estuvo al nivel de los mejores y soñó con la bandera hasta que llegó el golpe definitivo de los bermeotarras.

Pero antes de realizar el toque de corneta y protagonizar la exhibición del día, los entrenados por Joseba Fernández tuvieron que sufrir. La primera ciaboga no salió según la estrategia planeada, se fueron demasiado largos y en popare no encontraron la mejor remada. Hondarribia cogió la proa de la regata, el tiempo de Orio y Cabo empezó a alejarse y Zierbena, que navegó de menos a más consiguió pasar a Urdaibai. Pero si el primer giro dejó tocados a los bermeotarras, el segundo les dio esperanza. Cogieron una ola justo antes de la maniobra, acertaron en ella y salieron a solo un segundo de la cabeza.

La moral bermeotarra estaba por las nubes. Iban a más y lo sentían. La Ama Guadalupekoa empezó a ver cada vez más cerca a Urdaibai y, a falta de 900 metros para la ciaboga, el mando de la regata era de nuevo de la Bou Bizkaia. Otra vez en cabeza y convencidos para no volver a perder ese privilegio. Los entrenados por Joseba Fernández giraron con dos segundos de ventaja sobre Hondarribia y cuando enfilaron el último largo cogieron la pista de despegue y volaron hacia la bandera. Todo gramo de fuerza guardado para el ataque final fue desplegado sobre las aguas donostiarras y los txos destrozaron a todo oponente. Otro golpe definitivo, rival a la lona y regata completamente rota. Toda dificultad desapareció y Urdaibai se permitió incluso el lujo de ganar holgadamente. Tranquilidad que no vivió Hondarribia, que tras verse fuera de la lucha por el triunfo solo una ola final le permitió no perder el segundo puesto a favor de Zierbena.

SANTURTZI Y KAIKU Por otra parte, Santurtzi perdió su puesto en la tanda de honor. La cuadrilla preparada por Iker Zabala tuvo que luchar un día más en la complicada última manga contra los tres botes que están un escalón por encima del resto. La Sotera quedó descolgada pronto y vivió su regata como una contrarreloj, bogando además con tres traineras por delante que no paraban de incrementar el ritmo. Finalmente, solo pudo ser sexta, superada por Orio y Cabo que remaron en la tanda anterior, y eso les llevó a ser superados por los aguiluchos en la clasificación. En esa segunda manga también estuvo Ondarroa, aunque se mantuvo siempre demasiado lejos de la lucha por el triunfo y acabó séptimo en el cómputo global del día.

Mejor le fue la jornada a Kaiku, los sestaoarras abrieron aún más la brecha que les separa de Tirán y además consiguieron recortar un punto a San Juan al acabar décimos. La Bizkaiatarra mandó en los primeros largos y aguantó con entereza las embestidas de sus rivales, pero a la hora de negociar la última ciaboga al proel Iñigo Sánchez se le cayó el remo y se fueron demasiado largos. Consiguieron encauzar la situación a toda velocidad, pero verse en cabeza dio alas a San Pedro y Kaiku ya nada pudo hacer para remontar.

Cara y Cruz

Secciones