Editorial

Mayor seguridad para las mujeres

Las instituciones públicas están poniendo en marcha iniciativas como las paradas a demanda, aplicaciones móviles o servicios de acompañamiento que sirven para frenar la violencia sexista

Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

LA lucha contra la lacra de la violencia sexista, que incluye la protección de las mujeres además de una labor continua en favor de la igualdad, se gana sin duda en las calles, pero también desde las políticas públicas impulsadas por las instituciones. En este sentido, algunas iniciativas que se están poniendo en marcha resultan altamente positivas tanto en lo relativo a la concienciación ciudadana como en la seguridad de las mujeres. Las paradas a demanda de los autobuses -ya implementadas o a punto de estarlo en nuestras ciudades-, la aplicación móvil que prepara el Ayuntamiento de Bilbao para que esté operativa para esta próxima Aste Nagusia y que permite a las mujeres contactar de manera inmediata con la Policía Municipal para posibilitar su ubicación en caso de necesidad o el servicio de acompañamiento activado por el Ayuntamiento de Santurtzi para las fiestas son modelos de actuación que pueden dar sus frutos. De hecho, durante el primer día de las fiestas santurtziarras casi cuatro decenas de mujeres (39), la mayoría de ellas menores de edad, utilizaron la madrugada de ayer este servicio, una cifra estimable que ha llevado al Consistorio a ampliar el dispositivo al resto de días. Ello significa que existe una demanda evidente por parte de muchas mujeres para que se garantice su seguridad también durante estos momentos en que, como en las fiestas, pueden ser más vulnerables por múltiples circunstancias. Solo así se garantiza su derecho a la libertad de movimientos y a divertirse del modo que deseen en cada momento. Estas medidas, que en ningún caso son aisladas y cuya eficacia debe ser contrastada, analizada y, en su caso, mejorada, ofrecen una cierta sensación de seguridad en las mujeres que debe ser complementada con otras decisiones y actuaciones que no deben estar acotadas a los periodos de fiesta. Los Sanfermines que concluyeron ayer y que marcan el inicio del calendario festivo en Euskal Herria, han sido de nuevo un ejemplo en este sentido, dentro de un ambiente mediatizado por las decisiones judiciales en torno a La Manada y su correspondiente traslación a la calle. La práctica ausencia de incidentes de este tipo es un buen termómetro, aunque en ningún caso hay que lanzar las campanas al vuelo. La batalla contra las agresiones sexistas es continua y es labor de todos y todas.