MUNDIAL DE RUSIA

El bar revisa el VAR

El Mundial de Rusia concluye con un claro protagonista que ha acaparado más focos que los futbolistas y que ha cambiado la forma de discutir sobre fútbol

Un reportaje de Carlos Zárate - Lunes, 16 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

DURANTE el Mundial de fútbol de Rusia se ha popularizado un gesto que se ha convertido en icono del Campeonato del Mundo y que va mucho más allá del espectáculo deportivo. Futbolistas, técnicos y aficionados se han cansado de dibujar en el aire una pantalla o monitor de televisión. Sin duda, es una de las anécdotas que deja el “mejor Campeonato del Mundo de la historia”, según el presidente de la FIFA, Gianni Infantino. Un Mundial que ha revolucionado la forma de discutir sobre fútbol. Atrás quedaron las acaloradas discusiones tabernarias fruto de la visualización de una acción en directo o con una simple repetición. A priori, el videoarbitraje deja lugar a menos dudas con sus múltiples tomas y repeticiones.

Por este motivo, DEIA quiso conocer ayer de primera mano la opinión de los aficionados durante la retransmisión de la final. La trascendencia del encuentro entre Francia y Croacia no despertó un gran interés entre los vizcainos, ni tampoco el horario y su retransmisión en abierto ayudaron. Sin embargo, algunos se reunieron en torno a una cerveza, un vino o un combinado para disfrutar del desenlace del Mundial en compañía de amigos o familiares.

En este sentido, el apoyo a la selección arlequinada fue mayoritario en las terrazas bilbainas, donde algunos de sus aficionados vibraron con la histórica presencia de su combinado nacional en la final de la copa del mundo. Quizás por aquello de animar al aspirante sin estrella o por las dosis de buen fútbol que han destilado los Rakitic, Modric, Perisic y compañía, los vizcainos se volcaron más con Croacia. No obstante, la presencia de asistentes franceses al BBK Live, así como la cercanía con el país vecino permitió a los galos sumar apoyos en la capital vizcaina.

No hubo que esperar muchos minutos para empezar a ver las primeras caras de desaprobación. “Puede haber fuera de juego y la falta no ha sido, que revise con el VAR”, exclamó el bilbaino Ander González, quien junto a su cuadrilla reclamó posición dudosa de Pogba. Francia se adelantó, pero luego empató Croacia. Una explosión de júbilo retumbó en una de las calles más futboleras de la villa como es Pozas. No obstante, pasada la media hora llegó una de las acciones polémicas del partido. Tras un lanzamiento de esquina, el árbitro se detuvo a deliberar al recibir el aviso por el pinganillo. “¿Lo ha pitado?”, exclamó Iker García. “Buuffff, para mí no es”, respondió uno de sus amigos. “Es penalti, no hay duda”, remató otro de ellos. Después de la segunda repetición, seguía sin haber consenso. “Las manos son interpretativas”, zanjó el bilbaino Arkaitz Pérez.

SENSACIÓN DE JUSTICIA La implantación del VAR en el Mundial de Rusia ha generado numerosas opiniones al respecto, algunas de ellas contrapuestas. La mayoría de los aficionados consideran que otorga una mayor legalidad y justicia al juego porque permite revisar cada acción polémica con detenimiento. “El VAR permite que todo sea más legal, no se cometen injusticias”, apuntó Irene Martínez. “Evita las trampas y castiga a los tramposos”, añadió su amigo Jon García. Sin embargo, también hay quien considera excesivas algunas de las decisiones. “Si no hubiese VAR, el penalti de Perisic no se hubiese pitado. El jugador francés salta justo por delante de él y no le deja ver el balón, que termina golpeándole en la mano, por lo que no es penalti. En cambio, con la repetición a cámara lenta se ve que le da en la mano y cambia la decisión del árbitro. Creo que desvirtúa el juego, solo se debería usar la tecnología de gol”, expuso Aner Casas. “No se puede detener tanto un partido, al final en vez de noventa minutos se juegan cien”, concluyó su amigo Txema Sanz. Lo que está claro es que por mucho VAR que se implante, el bar seguirá discutiendo.