La otra mirada

15 de abril

Por Nekane Lauzirika - Lunes, 16 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

EN estos días de fútbol mundial exitoso para los franceses, un conocido me comenta que no les envidia tanto por ello como por haberse librado de la idiotez monárquica guillotinando al rey. ¿Aquí? Impensable, ni tan siquiera la simbólica del exilio. Aunque sería un dorado exilio estilo Isabel II en París o Alfonso XIII en Roma, con dinero trasquilado a sus aherrojados súbditos infelices paganos. Y con el incomprensible retorno de herederos en loor de multitudes, o así lo parece. Añoro un nuevo 15 de abril desde el que construir sin ellos un país más justo.

No sabría si señora o princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein sería lo correcto, aunque probablemente lo idóneo fuera barragana real, en su doble sentido.

Concubinato público, bien ocultado por la cohorte de doblaespinazos y lameculos reales, que debía resultar muy lucrativo para ella. Ahora sospechamos que cuando el zascandil exmonarca le ha dado plantón también en asuntos financieros y dinerarios, la favorita real ha saltado al chantaje aireando lo que todos sospechábamos y su cohorte de cortesanos ocultaba con maestría al pueblo embobado por el juancarlismo. Testaferro de propiedades, depositaria e intermediaria de cuentas opacas en paraísos fiscales,… la examante, seguramente cansada del abandono, ha decido cantar. En do mayor, alto y claro.

Juancar mató a su hermano. Jugó tranquilamente en el pensamiento fascista y franquista. Con igual tranquilidad apostató de él por la suculenta oferta de corona sin control. Se dejó tejer alrededor una urdimbre de intereses cortesanos de ocultamientos con lucrativos beneficios para él, su familia y unos pocos amigotes. Jugó a policías y ladrones en febrero de 1981, sin que sepamos aún en qué bando.

Cierto o no, es vox populi que comisionó con ganancias personales en cuantas transiciones comerciales públicas del Estado pudo. Y es hablilla popular bien asentada que el instigador del caso Nóos era él, como ahora lo corrobora su ex barragana, quizá despechada. Hay más que sospechas razonables de que sea el “King” del caso Defex, venta de armas a Angola, por el que serán juzgados 27 personas, pero no el King citado. La lista sería tan larga como las páginas amarillas.

Escucho/leo a grandes medios intentando defender la monarquía estableciendo un cortafuego con el monarca actual. Me pregunto si hace veinte años un hijo de 30 años no sabía nádená de las correrías sentimentales y económicas-tomaycalla paternas. Si no lo sabía parece hijo-heredero poco atento, y si lo sabía ¿por qué no lo denunció? ¿acaso porque se lucraba también? ¡Chitón, es inviolable!

Siendo todo tan blanco y en botella… lo importante no parece que sean los hechos, sino que al abdicado Juan Carlos I, inviolable hasta entonces, tarden dos días en confeccionarle un traje jurídico específico de aforamiento (jaleado por un PSOE en activa abstención) ante el Tribunal Supremo, no sólo para sus actuaciones públicas, sino para sus actos privados penales y civiles. El Supremo lo nombra… ya sabemos quién.

Dicen que “cada minuto nace un idiota, porque si el mundo no estuviera lleno de idiotas no sería gobernable”. No sé si partidos que se declaran republicanos y actúan monárquicos como el PSOE gobiernan con esta premisa, tomándonos por tales.

Y aún habrá quien diga que todos somos iguales ante la ley.