El Carmen de Zalla

“El Carmen fue el primer barrio de Zalla con comunidad”

Los vecinos abren su capilla para honrar a la Virgen y celebrar el 60º aniversario de sus casas

El 16 de julio de 1958 les entregaron las llaves de sus flamantes hogares, “pero no pudimos entrar a vivir hasta noviembre porque quedaban cosas por terminar”, rememoró Encarni Rey. Un centenar de familias de Zalla se mudaban ilusionadas a El Carmen, “la segunda promoción de bloques de pisos del municipio, después de San Miguel, y la primera en la que se constituyó una comunidad de vecinos”, apostilló Ana José Díez, que nació en una de estas casas.

Elixane Castresana - Martes, 17 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Zalla. Ayer conmemoraron el aniversario del barrio en un momento de cambio. Se vislumbra para 2019 el inicio de la construcción del centro comarcal de especialidades sanitarias en una parcela cercana que transformará, una vez más, el paisaje que han contemplado los residentes más veteranos a lo largo de seis décadas.

El Carmen se vistió con sus mejores galas para asistir a la eucaristía oficiada en el pequeño altar construido a pie de calle, cuyas puertas se abren para honrar a la patrona en su festividad. Los vecinos contaban que se acondicionó con posterioridad y fue el alcalde de la época, Ramón Plaza, quien donó la talla que se venera. “Mi madre, entre otros, dijo que ya que teníamos capilla por qué no organizar una fiesta”, explicó Ana José Díez. Así nacieron las celebraciones que sobreviven pese a los altibajos. “Desde el fin de semana no he comido en casa”, señalaba con humor Encarni.

Una casa “de aproximadamente setenta metros cuadrados” en la que llegaron a habitar “hasta diez personas, entre mis seis hijos, mi marido, yo y otros familiares”. Las puertas de las viviendas siempre estaban abiertas, en verano los niños caminaban por un sendero para ir a bañarse en el Kadagua y las tertulias nocturnas en la calle “se alargaban hasta la madrugada”, relató Arantza Díaz de Odriozola.

Quienes estrenaron el barrio en 1958, “cuando no había nada más que huertas alrededor”, se han convertido en abuelos. “Creo que ahora mismo soy el más joven...”, calculó Alberto Villarroel. En los últimos tiempos “se han venido a vivir muchos extranjeros”, indicó Mari Carmen Markina, ya que los alquileres resultan más asequibles que en otros núcleos de Zalla.

El Carmen sopla sesenta velas en una época que marcará un punto de inflexión. En cuanto concluyan las obras hidráulicas en el centro de la localidad, empezará a erigirse el centro comarcal de especialidades sanitarias en un terreno colindante muy próximo también a la estación del tren. “Quizás perdamos un poco de intimidad al aumentar el tráfico”, asumió Mari Carmen, pero los vecinos esperan que el proyecto ayude a revitalizar su barrio de toda la vida.