Berlingo en grado sumo

La nueva generación del Berlingo plantea variantes laborales y otras de pasajeros que rivalizan con los modelos SUV. (Citroen España)

Citroën pone a la venta la tercera generación del referentede los vehículos comerciales ligeros, que asomará almercado en septiembre. Más corpulento y con cierto airede todoterreno, contempla interpretaciones profesionalesVan y Multispace de pasajeros.

Un reportaje de Juan Ángel Martínez - Miércoles, 18 de Julio de 2018 - Actualizado a las 11:58h.

TODA renovación de un modelo persigue que su sucesor lo supere cualitativa y cuantitativamente. Citroën cumple estrictamente esa premisa en el caso del Berlingo, cuyo salto generacional depara más y mejor producto. La última entrega exhibe un diseño acorde a la actual corriente estética todoterreno, influjo que propicia una mayor capacidad. Ofrece interpretaciones multiuso aptas para cometidos familiares y otras con carrocería cerrada específicas para actividades laborales, ambas en dos esloras. Plantea mecánicas diésel y gasolina entre 75 y 130 CV. Incluye en su menú tres puestas en escena, cuyas dotaciones contemplan modernas ayudas a la conducción. Citroën abre ahora el plazo para realizar pedidos del Berlingo (desde 14.800 euros), aunque las entregas comenzarán a la vuelta del verano.

El cambio de estilo propicia que el modelo, sobre todo la interpretación acristalada, se convierta en una opción de interés para esa parte de la clientela que valora la posibilidad de compatibilizar en un mismo vehículo cometidos profesionales y domésticos. Por otra parte, la evolución en la imagen también convierte al nuevo Berlingo en una alternativa más funcional y asequible que los crossover de su talla. El nuevo proyecto es ligeramente más largo que el precedente, pero considerablemente más corpulento. La variante corta (M) alcanza 4,40 metros de longitud, dos centímetros más que en la generación anterior;la carrocería larga (XL) ocupa 4,75 metros. Ambas poseen cinco accesos: las dos grandes puertas convencionales delanteras ajustan con otras dos deslizantes de los flancos, mientras que la zaga se resuelve con un gran portón. La apertura vertical del mismo descubre una amplia zona de carga.

Dependiendo del número de asientos (hay configuraciones del Berlingo con cinco y con siete plazas) y de la talla (M o XL), el volumen útil oscila de 597 a 850 litros. Además, el modelo cuenta con diversos receptáculos repartidos por la cabina en los que depositar efectos personales;totalizan 186 litros adicionales. A la hora de animar a esta remesa, el constructor francés recurre al banco de órganos mecánicos del grupo. De este modo, el Berlingo aprovecha las últimas actualizaciones de conocidas motorizaciones, preparadas, por tanto, para cumplir con las exigencias medioambientales.

El catálogo incluye dos variantes del bloque gasolina 1.2 Pure Tech de tres cilindros, una de 110 CV y otra con 130 que llegará en 2019, así como tres posibilidades turbodiésel 1.5 BlueHDi (75, 100 y 130 CV). Todos los propulsores van asociados a caja manual de seis marchas, si bien los más potentes se pueden vincular también a transmisión automática de ocho relaciones. El nuevo Berlingo estructura su repertorio adoptando tres definiciones de producto (Live, Feel y Shine).

Incluyen de fábrica recursos como aviso y corrección de cambio involuntario de carril, alerta de fatiga, reconocimiento de señales de tráfico, frenado de emergencia automático y ayuda al arranque en pendiente. La versión más asequible cuesta inicialmente 14.800 euros. En las primeras unidades, este importe comporta la instalación gratuita del navegador 3D Citroën Connect Nav sobre pantalla táctil y Citroën Connect Box, que incluye llamada de urgencia y asistencia localizada por GPS.

El Berlingo es una de las tres facetas de un proyecto transversal del grupo PSA para tres de sus marcas. Por medio del mismo, Citroën renueva el modelo homónimo, Opel hace lo propio con el Combo, en tanto que Peugeot conserva la clásica denominación Partner para la variante comercial y estrena el nombre de Rifter para la ejecución tipo turismo. En todos los casos, la fabricación del vehículo se lleva a cabo en la planta que el consorcio francés posee en Vigo.

Secciones