sobre las políticas de memoria histórica

El Gobierno vasco trabaja por "restituir públicamente a aquellas víctimas a quienes quiso despojarse de su dignidad humana"

(Irekia)

Jonan Fernández defiende que "la búsqueda y desvelamiento de la verdad debe ser un proceso liberador, de luz y alegría"

El secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández, ha asegurado que, para el Gobierno vasco, lo que define el por qué de las políticas públicas de memoria vinculadas a la guerra civil es "la dignidad de las víctimas" y ha incidido en que el objetivo es "restituir públicamente a aquellas víctimas a quienes quiso despojarse de su dignidad humana".

EUROPA PRESS - Miércoles, 18 de Julio de 2018 - Actualizado a las 18:28h.

DONOSTIA. "El para qué de estas políticas está vinculado con el derecho a la verdad de las víctimas y de la sociedad. Una verdad que constituye la mejor herramienta de no repetición. El mejor Nunca Más", ha manifestado Fernández en la inauguración en Donostia del Congreso internacional sobre Memoria Histórica denominado 'Cuerpos incómodos: violencia masiva, fosas comunes y necropolítica', en el marco de los cursos de verano de la UPV/EHU.

En su intervención, ha recordado que el alzamiento de julio de 1936 -del que hoy se cumplen 82 años- y sus consecuencias, la Guerra Civil y los 40 años de dictadura franquista, "produjeron una doble injusticia". Por una parte, "la injusticia histórica y política cometida sobre el conjunto de la sociedad a la que se sometió a un régimen de represión y falta de libertades básicas".

Por otra, según ha destacado, está "la injusticia de las violaciones masivas de derechos humanos cometidas sobre las víctimas del franquismo". Esta doble perspectiva enmarca la orientación de la política del Gobierno Vasco en materia de Memoria Histórica.

En esa línea, ha precisado que la actuación del Ejecutivo vasco se orienta de manera prioritaria a dar respuesta a "dos grandes compromisos", como son "contribuir a culminar el proceso de reconocimiento institucional de la verdad de la Memoria Histórica y a culminar el proceso de reparación moral a la memoria de las víctimas del franquismo".

En ese sentido, Fernández ha hecho referencia a la investigación que está realizando el Gobierno Vasco, en colaboración con la Universidad del País Vasco y con Aranzadi, para conocer "con la mayor precisión posible" el número y la identidad de los fallecidos en la guerra civil en Euskadi, en el marco de "informe-base de vulneraciones de derechos humanos 1936-78".

INFORMEEl secretario de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación ha adelantado que la investigación llevada a cabo en los archivos y registros civiles y parroquiales "arroja datos cuantitativamente superiores a los que manejábamos hasta el momento" y ha avanzado que este próximo otoño podrán presentar una primer balance del resultado de este informe.

Asimismo, ha destacado que en los últimos años las exhumaciones de fosas comunes vinculadas a violaciones de los derechos humanos "se han convertido en instrumentos fundamentales de verdad, justicia y reparación y están transformando los modos de gestión del pasado traumático".

Jonan Fernández ha explicado que la finalidad de este congreso que se celebra estos días en San Sebastián es "analizar de una manera crítica y comparada" diferentes procesos de exhumaciones de fosas en distintos lugares del mundo: desde las fosas de la guerra civil española a los gulag rusos, el operativo de identificación genética de los restos humanos encontrados en el desescombro de las Torres Gemelas, la búsqueda de soldados norteamericanos desaparecidos, el caso de las buscadoras mexicanas, el saqueo de las fosas del Holocausto, las elaboraciones políticas y culturales de la desaparición forzada y los aspectos religiosos de las exhumaciones, entre otros.

"Nuestro objetivo principal en este Congreso es levantar la mirada, estudiar las tendencias principales y casos relevantes de las exhumaciones vinculadas a los derechos humanos en el mundo, y tratar de extraer aprendizajes para aplicarlos en nuestro propio contexto, en las políticas públicas de memoria vinculadas a la guerra civil", ha señalado.

Fernández ha incidido en la necesidad de reflexionar sobre "el cómo ético" de las políticas de Memoria Histórica y también de los procesos de exhumaciones de esta política.

"Todo aquello que hagamos debe tener clara una doble perspectiva: no debe servir para alimentar ninguna forma de victimismo, al contrario ha de promover la liberación de la injusta victimización que padecieron las víctimas y sus familias. La búsqueda y desvelamiento de la verdad debe ser un proceso liberador, de luz y alegría", ha concluido.

Secciones