Santiago de Laukariz

El alma de las fiestas de Laukariz

Lau Haritz kultur elkartea lleva más de tres décadas dinamizando los festejos que arrancan esta tarde

Un reportaje de Patxi Arostegi - Viernes, 20 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Llevan más de treinta años dinamizando las fiestas de Santiago de Laukariz. Aunque como asociación nació oficialmente en el año 2000, Lau Haritz Kultur Elkartea tiene en su nómina a varios históricos de los festejos de este barrio mungiarra que colaboraron activamente con la anterior comisión de fiestas encargada de la organización de su programa de actos. “Nos sentimos eternamente jóvenes y seguimos con muchas ganas de fiesta”, confiesa Joserra Garai, uno de estos veteranos organizadores que aún permanecen en la agrupación.

Precisamente esta tarde arrancarán las fiestas de Laukariz con el tradicional bertso-pintxo-pote que permitirá a los amantes de este arte poético disfrutar de los zortzikos de Fredi Paia y Peñagarikano a bordo de un tren chuchú y de bar en bar. Este será el acto de arranque de unos festejos que durarán todo el fin de semana hasta el día del santo, el próximo miércoles.

Estas festividades cuentan con más de un siglo de vida y tal como describe Garai, su modelo festivo ha evolucionado en gran medida en las últimas décadas. No en vano, según relata, antes existían hasta dos festividades más, junto a la de Santiago, que se celebraban a lo lo largo del año. “Estaba la fiesta de San Lorenzo que se hacía en una ermita, en las faldas del monte Berreaga, y después venían en agosto las de San Roque, en las cuales los lugareños salían del barrio en carros con bueyes dirigiéndose hasta Mungia”, rememora.

Ya en la década de los ochenta, este modelo mudó a uno más de verbenas y contó con la presencia de grupos de renombre del panorama del rock vasco de aquella época. “Hemos llegado a contratar durante dos años a Kortatu y a Potato, lo cual fue todo un hito”, detallan desde la comisión. En la actualidad, el programa festivo está más dirigido a la celebración de actividades diurnas y familiares.

En esta línea, y de cara a esta edición de las fiestas de Santiago, los miembros de Lau Haritz Kultur Elkartea reconocen haberlas preparado con especial mimo y cariño. No en vano, doce personas de la agrupación se han dedicado en cuerpo y alma a organizar todos los actos así como a tener todas las infraestructuras listas para el gran envite. “Durante estas dos últimas semanas se ha sumado gente del barrio que ha colaborado desinteresadamente para que todo salga bien”, subraya Garai, quien añade que desde la comisión de fiestas se encargan de todas las labores. “Montamos la txosna, el alumbrado, la instalación eléctrica...”, enumera.

El repertorio de actividades programados por la agrupación tendrá el sábado como día fuerte, tal y como marca la tradición. No en vano, esta jornada se iniciará por la mañana con una pequeña marcha ciclista para chavales, de la mano del aula Pedagógica de la Fundación Euskadi de Ciclismo. Ya por la tarde, el concurso de tortillas será protagonista y en el cual participarán las familias como cuadrillas del barrio. Como colofón a esta jornada, por la noche tendrá lugar una verbena con DJ Markelin y a continuación, los esperados fuegos artificiales.

El domingo, por su parte, el menú festivo estará aliñado con una comida popular, organizada por la asociación, así como por la actuación musical de DJ Txitxo. Para finalizar los Santiagos de este año, el miércoles, 25 de julio, habrá poteo popular, herri-kirolak para txikis y la tradicional chocolatada fin de fiesta.

Garai y sus amigos, Jon Ander, Iker, Gorka y otros tantos que forman parte de esta activa asociación opinan que lo que hace diferentes a estas fiestas es su carácter familiar y cercano. Ellos lo definen como “un punto de encuentro” para los vecinos del barrio y los que habiendo nacido en él residen en Mungia u otras localidades. “Nos encontramos con nuestros amigos de la infancia y esto las hace muy especiales”, coinciden.