tour de francia 2018

La mente en Mende

Mikel Landa. (Movistar Team)

Landa no supera sus dolores de espalda, pero es optimista con la subida final de hoy al aeródromo

Mikel Reina - Sábado, 21 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao -Tras la etapa de Alpe d’Huez se hizo viral el vídeo de Mikel Landa, dolorido de la espalda, sentado en un pequeño muro de piedra. Rodeado de micrófonos, el vasco no levantó la cabeza. Ahora, llega el Macizo Central con la subida a Mende, y después los Pirineos. Landa alza ahora el mentón. Piensa en Mende. “Estoy un poco mejor que en Alpe d’Huez. Ha sido un día que se ha ido rápido pero ha sido más favorable. Aunque sigo teniendo molestias y de haber tenido que subir algún puerto hubiese sufrido, sin embargo, me siento más optimista”, remarcó el de Murgia tras sobrevivir otra jornada más. Landa espera con el paso de los días “tener completamente olvidada la espalda”. Se sigue resintiendo de la caída en el pavés de Roubaix y no hay jornada de descanso hasta el lunes . El corredor de Murgia se está tratando la espalda con la máquina Indiba Actv, la misma que utilizan muchos deportistas. “A ver si por fin tengo la espalda del todo olvidada y me puedo centrar en seguir adelante”, subrayó el del Movistar.

Hoy mismo el pelotón afronta un recorrido rompepiernas que termina en el aeródromo de Mende. Los ciclistas, camino a los Pirineos y después del tríptico de los Alpes, recorrerán una orografía montañosa. El Macizo Central no son los eternos puertos como la Rosière, pero las fuerzas están muy justas. “Veremos cómo sale la etapa y cómo se desarrolla la subida a Mende. Será un final duro y, si tenemos en cuenta que estaremos ya en la etapa 14, puede haber sorpresas. Es un final que igual no se me adapta mal”, señaló Landa. Chris Froome, segundo clasificado de la general, también reseñó la importancia de la jornada, “Habrá ataques. Podríamos ver algunas diferencias entre los favoritos, pero en mi opinión, no habrá muchas. Sería un placer ganar”.

En los últimos 100 kilómetros hay tres cotas que no bajan de los mil metros de altura. Primero, el col de la Croix de Berthel, el puerto más largo del día con 9,1 kilómetros al 5,3%. Después, el col du Pont sans Eau, con 3,3 kilómetros al 6,3%. Antes de llegar al aeródromo de Mende deben subir la cote de la Croix Neuve, una ascensión de apenas tres kilómetros, pero al 10,2% de pendiente media. Todos con la mente en Mende.

Secciones