ubicado en Bermeo

Euskadi bota el primer laboratorio flotante de Europa

El laboratorio flotante fue botado ayer en Bermeo. (Juan Lazkano)

Tecnalia pone en marcha una instalación para medir en la mar nuevos materiales y corrosión

Sábado, 21 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - El centro de investigación y desarrollo tecnológico vasco, Tecnalia, ha puesto en marcha en Bermeo, el primer laboratorio flotante de Europa para ensayos en un entorno real marino, offshore. La instalación, una especie de boya de gran dimensión, permite testar nuevos materiales y soluciones contra la corrosión, el envejecimiento o el fouling (incrustaciones) en el medio marino, en condiciones reales monitorizadas in situ.

El laboratorio, que ha contado con la ayuda del Gobierno vasco para su construcción e instalación, se ubicará y entrará en funcionamiento en BIMEP, Biscay Marine Energy Platform, la plataforma de investigación de energías marinas en mar abierto, ubicada en la localidad vizcaina de Armintza y desarrollada por el Ente Vasco de la Energía, EVE.

Ayer se realizó su “botadura” en el puerto de Bermeo, en un acto que contó con la presencia, entre otros, de la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno vasco y presidenta del EVE, Arantxa Tapia, el máximo responsable de Tecnalia, Iñaki San Sebastián, así como del director gerente del Cluster de Energía de País Vasco, José Ignacio Hormaeche.

Recurso energético El mar representa un recurso energético “inagotable”, según señalaron los responsables de la iniciativa, pero las empresas implicadas en la explotación de esta “enorme fuente de energía” se enfrentan al reto común de “la supervivencia de los sistemas energéticos en un medio fuertemente hostil, el medio marino”.

A partir de ahora, las empresas vascas contarán con un laboratorio “único en Europa” para ensayar materiales y soluciones en un entorno offshore real.

A lo largo de la próxima semana, el laboratorio se trasladará a la Biscay Marine Energy Platform, la plataforma de investigación de energías marinas en mar abierto, que cuenta con vigilancia continua y permitirá un acceso rápido al HarshLab.

El laboratorio, denominado HarshLab, permitirá disponer de información precisa que hará posible predecir el comportamiento de los materiales, componentes y equipos en este ambiente hostil, a fin de poder desarrollar sistemas energéticos offshore con un alto grado de supervivencia. Según destacaron los responsables del proyecto, el aumento del ciclo de vida de componentes y equipos en este ambiente es “uno de los aspectos clave para lograr una reducción de costes que permita a las energías offshore ser competitivas y sostenibles”.

La instalación permitirá evaluar, entre otras, soluciones de fijación para el mundo eólico y oil &gas;sistemas para la monitorización y control de manipuladores submarinos;conectores eléctricos submarinos;sistemas hidráulicos;sistemas y componentes oleohidráulicos;tubos metálicos empleados para pilotes;revestimientos y soluciones de protección;o sistemas de fondeo o uniones multimateriales.

Para las empresas El laboratorio está destinado a empresas proveedoras de soluciones en los mercados de la energía offshore como Erreka, Credeblug, Ditrel Industrial, Glual, Hine, Navacel, Nem Solutions, Sasyma Coatings, Tubacex o Vicinay, que serán las primeras en ensayar sus sistemas en las nuevas instalaciones.

Aunque el laboratorio se ha diseñado originalmente para impulsar las energías offshore, otros sectores, tales como el naval, la obra civil, pesca, comunicaciones, y deportes podrán aprovechar esta infraestructura. También esperamos que pueda utilizarse para entrenar a profesionales. - E. P.

Secciones