organización de salvamento

Open Arms denuncia a Libia por omisión de socorro

La ONG acusa al capitán de un mercante y a la Guardia Costera de abandonar a los náufragos

Domingo, 22 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Palma - La organización de salvamento Proactiva Open Arms denunció ayer ante el juzgado de guardia de Palma por omisión de socorro y homicidio imprudente al capitán de un mercante y a la Guardia Costera de Libia por un naufragio mortal del que responsabiliza también a Italia. Todos los tripulantes del buque de rescate Open Arms, incluido el jugador de la NBA Marc Gasol, firmaron la denuncia tras desembarcar ayer en el puerto de Palma a Josefa, la superviviente del naufragio el pasado martes de un barco de 9 metros con unas 150 personas a bordo, del que culpan al responsable del mercante de bandera panameña Triades, que lo abandonó antes de la llegada del socorro.

Asimismo, culpan a los guardacostas libios que acudieron a socorrer a los migrantes de dejar en el lugar donde se hundió la patera a las dos personas que encontraron muertas, una mujer y un niño, y a la camerunesa rescatada con vida, para la que han pedido protección a la Fiscalía como testigo de lo sucedido, según explicó el director de la ONG, Oscar Camps. Camps confía en que el juzgado de Palma inicie un procedimiento judicial que acabe asumiendo la Audiencia Nacional, para que se determinen las responsabilidades de un “episodio de negligencia absoluta” que achaca al capitán del mercante y al “supuesto grupo armado que se hace llamar Guardia Costera libia”, que “deja personas vivas en sus operaciones de rescate”.

Además subrayó que Italia y el conjunto de la Unión Europea dejan que Libia, “un país sin Estado”, se haga cargo de las actividades de rescate ante su costa con medios escasos y pese a las sospechas de la connivencia de sus guardacostas con los traficantes. Camps recordó que el naufragio denunciado se produjo a 80 millas de la costa de Libia y a 90 de la isla italiana de Lampedusa.

Testigos Criticó la negativa de Italia y Malta a que desembarcaran en sus puertos los cadáveres y a la superviviente que rescataron y rechazó la “campaña de desprestigio” que está sufriendo su organización por parte de medios y autoridades italianos. “Se nos tacha de grupo criminal, de traficantes” por denunciar el abandono de los migrantes en el Mediterráneo central, con lo que se persigue eliminar sus denuncias ante lo que ocurre. “Somos los únicos testigos”, aseguró Camps, que explicó que ninguna otra ONG está activa ahora mismo en la zona, a donde se dirigirá de nuevo el Open Arms una vez completada en Palma su misión 47.

La jefa de esta misión, Anabel Montes, y Marc Gasol relataron que durante la noche del 16 al 17 de julio estuvieron pendientes de las llamadas del mercante Triades a los guardacostas libios advirtiendo del riesgo de hundimiento de una embarcación atestada de emigrantes, pero finalmente el carguero dejó el lugar. El Open Arms se dirigió hacia las últimas coordenadas que se habían comunicado y al llegar se encontró que la patrullera libia se había marchado dejando restos de la embarcación de los migrantes y tres cuerpos del que uno dio signos de vida y fue sacado del agua por los socorristas voluntarios.

Superviviente “Uno de los cuerpos es Josefa y está con vida. Está aguantándose con el codo y luchando por su vida”, contó el jugador de baloncesto, que tiene clavada la “imagen indescriptible de un niño pequeño que parecía dormido”, el cadáver de la víctima menor, de entre 3 y 6 años, junto al de una mujer, de entre 30 y 40 años, con el “cuerpo corroído por la gasolina y la sal del mar, que generan un ácido que produce quemaduras”.

“¿Cómo puede ser que haya una persona en el mar que se haya dejado atrás? Y un niño, alguien ha sido capaz de dejarlo ahí. Necesito que alguien me responda, como ciudadano, como ser humano, porque no entiendo cómo alguien es capaz de hacer algo así”, añadió.

El diputado italiano Erasmo Palazzotto, del partido Liberi e Uguali, también participante de la misión, criticó “que se empiece a criminalizar a los que salvan vidas” por parte de las autoridades de su país, que “pagará ante la Justicia” por esta política contra los inmigrantes.

Josefa, la mujer superviviente del rescate fue atendida a la llegada al puerto del Open Arms y del otro barco de la organización, el Astral, y trasladada en ambulancia a un hospital de Palma donde se recupera de las lesiones físicas y del “shock” que sufre. Mientras que los dos cadáveres han quedado a cargo de la autoridad judicial. - Efe