cita organizada por la Protectora SOS Bilbao

Adiestrar en positivo tiene recompensa

Varios de los participantes en el concurso.Foto: Oskar González

Niños, jóvenes y adultos dan ejemplo de concienciación en el concurso de SOS Bilbao donde ‘desfilaron’ 80 perros sin raza y 53 fotografías de gatos

J. Fernández - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Era un día para la solidaridad y para dar ejemplo en el respeto a los animales. Y la gente respondió, como viene siendo habitual, a la cita organizada por la Asociación Protectora SOS Bilbao. Al final, fueron 80 perros sin raza inscritos para el circuito y 53 fotografías de gatos. Muchos de estos canes acudieron al evento acompañados por sus dueños de corta edad;y un buen puñado de las imágenes recibidas también tenían como protagonista a un menor. De hecho, tal y como confirmaba Tania Díez, de la APA SOS-Bilbao, la ganadora de esta categoría fue una niña, Saioa, que posaba en la foto con su gato de pocos meses. Y Maitane Hernández, con su cachorro a lomos de un poni, se impuso en la categoría de Familia.

Como en años anteriores -y ya van 12, aunque la asociación cumpla 15 este año- este colectivo reivindicó “el orgullo de los perros mestizos, aunque los de raza también son bienvenidos, mostrando su simpatía, inteligencia y, por supuesto, su exclusiva belleza”, enfatizaba Díez. Hasta ahí, como en cualquier otro certamen de este tipo, pero como apuntaba Díez en declaraciones a DEIA, “a diferencia de otros concursos de animales, no se da importancia ni a pedigríes ni a edades, sino a esos detalles que hacen que los participantes sean únicos para sus familias”.

Ese es el motivo por el que este tradicional certamen -que se celebra en el parque Gernika de Santurtzi, en el marco de las fiestas patronales- establece tres categorías (Abuelito, Exclusivo y Adoptados) en las que los canes pueden desplegar sus encantos;esos que les han valido ser queridos por sus dueños, orgullosos ellos también mientras sus fieles amigos de cuatro patas caminaban, correteaban o, simplemente, descasaban plácidamente en el mojado pavimento del parque. Allí estaban Dora, Blue, Kora, Chaparrita, Udauna mestiza malinoise...Algunos nerviosos y otros más tranquilos, acostumbrados ya a desfilar y a poner su mejor hocico al posar para la posteridad.

“Ha habido movimiento de gente toda la mañana. Ten cuenta que al final, entre hacer el circuito y posar y demás son entre dos y tres horas…” detallaba Díez, satisfecha con la respuesta ciudadana a esta iniciativa. Cierto es que el cielo gris, nublado y descargando lluvia a ratos hizo desistir a los curiosos a acercarse hasta este espacio de la localidad marinera. “Ha habido algo menos de gente que la anterior vez”, expresaban desde la APA SOS-Bilbao al tiempo que valoraban que “la gente que ha venido ha participado en las actividades y se han quedado hasta el final. Y nosotros contentos porque tenemos la ocasión de difundir la gran labor de las protectoras, así como la concienciación, la sensibilización y la educación de la sociedad sobre los derechos de los animales, evitando el maltratos y el abandono”, subrayaba Díez.

De hecho, tal y como confirmaba, el relevo generacional está más que asegurado. A ambas partes de la barrera además: tanto en la protectora como en la gente que adopta un perro, por ejemplo. “Hay niños concienciados. Mucho. Entiendo que son de familias que han adoptado y la educación en casa que han recibido y reciben sobre este asunto es el respeto a los animales y sobre todo no comprar en tiendas”. Ayer se les puso ver hacer el recorrido con su perro. Solos o acompañados de sus padres. Y como describía Díez, “se lo han pasado fenomenal”: los niños y sus amigos los perros.

Secciones