La historia de la vida

Érase un hombre pegado a la radio...

Koldo Galazar, en el interior de su vehículo, se conecta con su talkie con el que puede hablar con personas de todo el mundo.Foto: Borja López

El radioaficionado Koldo Galarza colaboró en las operaciones de emergencia en las riadas de 1983 en Bilbao

Un reportaje de Yaiza Pozo - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

EL 26 de agosto de 1983 está marcado en rojo en el calendario de muchos bilbainos. El próximo mes se cumplirán 35 años de aquel fatídico día que castigó a más de medio centenar de localidades vizcainas. La villa festejaba sus fiestas cuando una inesperada tromba de agua arrastraba todo lo que encontraba a su paso. La riada aplastó a Marijaia contra el quiosco de El Arenal. El radioaficionado, Koldo Galarza, participó en las operaciones de emergencia y gracias a su colaboración y a la de otras muchas personas, se pudieron garantizar las comunicaciones por radio para que los servicios de emergencia funcionasen.

Koldo nació en 1946 en Sopuerta y recuerda su infancia con el tiragomas, afición que sigue conservando. “Fui al colegio y siempre estaba con este instrumento. Me lo pasaba bien, pero luego me tocó cuidar el ganado”. Confiesa que no se le hizo duro porque “eran otros tiempos y era lo que tocaba”. Comenzó en las ondas como un hobby y ahora no se imagina su vida sin sus emisoras. “Empecé a ver a mis vecinos cómo la utilizaban y me entró el gusanillo”, admite. A partir de entonces, nunca más se volvió a separar de ella.

Este radioaficionado es miembro de la Red Radio Emergencias (Remer) de Bilbao pero antes empezó en la banda ciudadana y después, pasó a examinarse a telecomunicaciones. “Ahí ya nos dieron la licencia y empezamos a funcionar en las ondas”, cuenta. Las inundaciones del verano de 1983 pusieron a prueba su manejo con el walkie talkie y su solidaridad. “Fue un día inolvidable. Subimos al monte Artxanda y montamos un campamento base para comunicarnos con los pueblos que estaban incomunicados como, por ejemplo, Bermeo. También vino un equipo de Barcelona muy bien preparado con una unidad impresionante”, recuerda.

De manera altruista, Koldo facilitó las labores aquel día en el que los teléfonos móviles todavía no habían ganado protagonismo. Pero todo no iban a ser momentos malos. También guarda en su memoria momentos anecdóticos. “Hace años hablaba con el patrón de un barco pesquero que también era radioaficionado. Estaba pescando un pez espada en la costa de Chile y tuvo problemas con el túnel de congelación. El barco tenía base en Vigo así que con la emisora logré localizar al técnico y la avería se solucionó”, rememora. Koldo no ha vivido de esto. Durante muchos años ha trabajado como conductor en una fábrica de papelería hasta que se ha jubilado. A su lugar de trabajo también le acompañaban las ondas. “Instalé una antena y me comunicaba con gente”, dice.

Pasión familiar A día de hoy, guarda especial cariño a su afición tanto es así que acabó contagiándosela a su mujer e hijo. “Mi mujer se sacó la licencia cuando me conoció y mi hijo con 15 años también. Ahora los tres estamos en Remer y pasamos cada día los dos controles diarios que tenemos que pasar. Uno a las 11.00 y otro a las 21.00 horas”, admite.

Koldo se levanta cada día a las 4.00 horas para hablar con Centroamérica. Su pasión le ha permitido conocer a muchas personas de diferentes puntos del mundo. “Hablamos de todo. De gastronomía, de cosas de la radio… Evitamos temas políticos y religiosos. Además, puede haber gente famosa pero como cada uno tiene su indicativo podemos no enterarnos”, desvela.

Sin embargo, lo que más ilusión le hace a Koldo es llevar la antena puesta en el coche. “Cuando viajo con la familia instalamos una antena en el coche y hablamos con camioneros que están por Europa. Un día incluso hablamos con Nueva Jersey. Hacemos muy buenos amigos y yo no puedo estar en la cama porque esta es la mejor afición que hay. Hablas con gente que de otra manera no conocerías”.

Los voluntarios Remer reciben cada año un reconocimiento por su entrega y altruismo. Ante cualquier emergencia ceden su tiempo para mejorar graves situaciones ya que cuando las comunicaciones fallan, ellos llegan a cualquier parte del mundo. “Ahora queda que me den el diploma de los 30 años”, dice Koldo que junto a su familia echan una mano a todo aquel que lo necesite aunque el mundo esté dominado por las tecnologías móviles y las emisoras estén quedando en un segundo plano. “Cuando la señal se cae, gracias a las emisoras podemos seguir comunicándonos”, concluye Koldo que no se imagina una vida sin estar en las ondas.

Secciones