VI.orio kanpina bandera

El ejercicio de fe de Orio

La ‘San Nikolas’ gana en sus aguas su primera bandera de la temporada al aventajar en 18 centésimas a Zierbena. Urdaibai, que finalizó en tercer lugar, amplía su renta en la general

Jokin Victoria de Lecea - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - La regata disputada ayer en aguas de Orio fue la más igualada de la temporada. La bandera pudo quedarse en casa o viajar para Bermeo, Zierbena, Hondarribia o Boiro. Las cinco embarcaciones tuvieron sus opciones, pero fueron los oriotarras los que más creyeron. Fue un ejercicio de fe de la San Nikolas. Los entrenados por Jon Salsamendi lucharon hasta la última palada, ni verse dos segundos por detrás de Zierbena a poco más de doscientos metros de la línea de meta les hizo claudicar. Creyeron en la victoria y dos olas consecutivas, gobernadas a la perfección, les hicieron dar la vuelta a la situación. Aunque, Orio tuvo que esperar para celebrar su primer triunfo de la temporada. Las dos traineras entraron a la par y la espera tensa antes de que la foto finish despejara todas las dudas se vivió en las dos tripulaciones. Nadie se atrevió a celebrar. Fue la megafonía lo que rompió el silencio y el anuncio del ganador provocó la explosión de júbilo en las tostas de la embarcación local, mientras losgalipos se lamentaban por quedarse, una vez más, a un suspiro de la gloria.

La cara o cruz de los finales igualados no para de perjudicar a Zierbena. Cuando los segundos caen en la txanpa final y deciden los puestos, es habitual que este curso no favorezcan a la embarcación galipa. Los desenlaces igualados no son cosa de la cuadrilla preparada por Juan Zunzunegui, le falta acertar con el remate y ya son varias las ocasiones que se ha encontrado con el palo. La regata de ayer fue cruel con Zierbena. Comenzó en cabeza y se hundió hasta la última posición. Su esfuerzo no cesó al venirse abajo y recuperaron la proa. Los galiposlograron abrir una renta de dos segundos en el último largo, todo un abismo vistas las diferencias con las que se movió la regata de ayer. Sin embargo, les sobraron doscientos metros. El alarde final de un Orio empujado por las olas y por el público les dejó con la miel en los labios, 18 centésimas les dejaron sin la bandera.

La racha triunfal de Urdaibai fue interrumpida ayer por Orio. Su temporada de éxitos vivió un paréntesis, Orio y Zierbena le hicieron caer hasta el tercer puesto. Los bermeotarras no tuvieron una tarde cómoda, vivieron gran parte de la regata en las última posición de la tanda y cuando realizaron su ataque definitivo, encontraron respuesta. Aun así, pese a no dominar con la autoridad que se les acostumbra estuvieron cerca de hacerse con la regata. Estuvieron vivos en todo momento y se colocaron a un segundo en el último largo, pero en la txanpa final no pudieron contestar al envite y se quedaron descolgados de la pelea. Pero este tercer puesto se convirtió en una noticia positiva cuando Hondarribia cruzó la meta en quinto lugar. La Bou Bizkaiahizo bueno su tropiezo y dejó las aguas oriotarras sin bandera, pero con dos puntos más de renta sobre los hondarribitarras.

CAbo mete miedo El primer candidato a la bandera apareció ya en la tanda inicial. Cabo no encuentra la regularidad esta temporada, sus resultados bailan constantemente y es capaz de lo mejor y lo peor. Los días malos son capaces de hundirse hasta los puestos bajos de la clasificación, pero cuando están acertados son capaces de inquietar a los botes más fuertes de la Eusko Label Liga. Ayer, los de Boiro dejaron claro desde el primer largo que era uno de esos días en los que están de dulce, que disfrutan con la remada. Realizaron la regata como si de una contrarreloj se tratara. Solos desde el principio hasta el final, marcando un tiempo a tener muy en cuenta.

Nadie de la segunda tanda pudo acercarse a la marca de Cabo y tampoco hubo mucha emoción para conocer al ganador. Santurtzi dominó la manga y tras una pequeña lucha con Donostiarra, dejó atrás a todos sus rivales. Ondarroa tampoco tuvo demasiadas complicaciones para defender su tercera posición ante Kaiku, que se vio superado por el nivel de la tanda pero fue capaz de firmar un resultado que le aleja más del puesto del play-off.

La tanda de honor ya fue otra historia. El tiempo de Cabo inquietó seriamente en el primer largo, de hecho fue el mejor del día, pero con el paso de la regata los cuatro botes consiguieron dejarlo atrás. Urdaibai, Zierbena, Hondarribia y Orio fueron alternando todas las posiciones. El baile de puestos fue una constante. En la última ciaboga, los bermeotarras no acertaron con la maniobra y el esfuerzo pasó factura a la Ama Guadalupekoa. Zierbena cogió la proa, pero Orio no perdió la fe. Creyó hasta el final y las olas recompensaron ese sentir empujándoles hasta la primera bandera del año.