Telele

Para este viaje…

Por José Ramón Blázquez - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

por fin, ETB ha hecho las maletas y viajado lejos para mostrarnos dónde y cómo viven los vascos errantes. Por fin, tenemos en nuestra cadena pública un espacio para conocer a algunos de quienes optaron por echar raíces en otros países. ¿La diáspora? No, los aventureros, los que se fueron libremente, actores de relatos felices. Pudiendo contar historias intensas y penetrar en el corazón de los buscadores de oportunidades, Vascos por el mundo ha tomado el camino trillado por Españoles en el mundo y Madrileños por el mundo, que solo se diferencian en una simple preposición. En realidad, Vascos por el mundo, bajo la marca VXM, es una franquicia de Gerardo Iracheta, productor de Madrileños por el mundo (MXM), quien ha creado una empresa local con socio de aquí, por exigencia del guion. Para este viaje pocas alforjas se han requerido y equivale a reconocer que ETB es incapaz de vislumbrar un programa original e innovador y prefiere comprar en los chinos por no gastar en nuestras tiendas genuinas, quizás por precio o carencia de autoestima.

Aun así, VXM es un producto aceptable, rítmico y bien montado, de metraje adecuado y para gustos amplios, pues todos tenemos fuera a alguien de los nuestros. Así lo ha entendido la audiencia que en su estreno le otorgó un 13,8% de share y el fervor de 246.000 espectadores. En su desplazamiento a Bali, recuperamos a Roberto Vázquez, curtido en las tardes de Sin ir más lejos, ahora en el papel de narrador. Las peripecias de Jose, Monika, Eduardo, Dirk, Antxon y Jon, vascos trasplantados a Indonesia, responden a un mismo patrón: seres valientes que abandonaron el nido, donde estaban cómodos pero insatisfechos, para encontrar el sentido de sus vidas en remotas culturas. Pocos se arrepienten de haber huido.

Quien está preparada para el regreso es Rosa María Mateo. El barco varado de RTVE la espera como administradora única provisional hasta que se elija por concurso público un nuevo Consejo de Administración y un presidente de la corporación estatal. Cuidado, Rosa, hay tiburones a estribor.