historias de la vida

Fortunato Aguirre, Mola y el taxista Arza

Aguirre, con el Cuerpo de Policía Municipal de Estella. Foto: Familia de Fortunato Aguirre

El 18 de julio se han cumplido 82 años del golpe de estado de 1936 y del día que detuvieron al alcalde de Lizarra por informar a la República de la inminente sublevación militar

Un reportaje de Iban Gorriti - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 08:25h.

ESTE pasado miércoles se cumplieron 82 años del golpe de estado que militares españoles urdieron contra la legítima Segunda República en 1936. Esta sublevación se truncó porque los demócratas reaccionaron y se alinearon enfrente de los Mola, Franco, Queipo de Llano... y estalló la guerra. Aquel luctuoso 18 de julio fue también el día en el que los facciosos arrestaron al alcalde de Lizarra, Fortunato Aguirre, del PNV. Tan solo dos meses después, fusilarían en Tajonar a quien había sido cofundador del club de fútbol Osasuna y de la ikastola de Estella, así como miembro del Napar Buru Batzar jeltzale.

Los golpistas detuvieron a Fortunato Aguirre Luquin porque el alcalde había advertido al gobierno republicano de que el gobernador militar de Navarra, el general Mola, tramaba junto a otros relevantes mandos castrenses un golpe de Estado. Custodiaba esa información de primera mano y otras que hicieron enervar a los antidemócratas.

Pero, ¿quién fue la persona que pasó información tan detallada a Fortunato Aguirre, natural de Arellano de 43 años? Consultada al respecto, su hija Mirentxu aporta ocho décadas después que la familia estima que fue labor de un taxista. “Sí, un taxista. Mi madre era quien nos contaba todo. Date cuenta de que mi hermana gemela y yo nacimos en noviembre de 1936, solo dos meses después de que fusilaran a mi padre, y no guardamos recuerdo alguno. Ella siempre pensó que fue un taxista, un tal Arza... y también un militar que no era de ellos”, aporta Mirentxu a DEIA.

Según el testimonio materno heredado por estas hermanas de 81 años, el taxista comunicaba al alcalde lo que escuchaba en los traslados de los mandos. “Claro, llevaba a los jefazos que se reunían en Iratxe....”, agrega la hija de Fortunato Aguirre. Y por otro lado, el militar de ideología republicana llegó a detallar al regidor una importante información. “Le contó que Mola y sus compañeros estaban acumulando armas que no eran para el ejército, sino que para dar un golpe de Estado”.

Así, la madre de Mirentxu y su padre político, Gonzalo Aristizabal Eraso, supieron que el día de su ejecución tres personas le trasladaron hasta Tajonar con una parada en Zirauki, donde le subieron a otro vehículo. A continuación, un sacerdote le confesó. “Ahora se cumplen 58 años de cuando recuperamos los restos de nuestro padre y los llevamos al panteón familiar de Estella”, relata y se emociona al evocar dónde estaban los restos. “Estaban en un campo y como sabíamos dónde le hacíamos una tumba con piedras y el del tractor nos lo respetaba. En Estella ya descansó”.

La familia conserva cartas que un “vaticanista” Fortunato Aguirre remitió desde la prisión al obispo Marcelino Olaechea (1935-1946), a quien conocía por el sacramento de Confirmación que se oficiaba también en Lizarra. “Olaechea le respondió a una carta, y otra persona a una segunda”. De nada sirvieron sus palabras. “Al parecer, argumentó a la familia que había tenido mucho miedo al bando de Mola y no se atrevió a decir ni mu. Que luego supo que Mola mató a media Navarra”, apostilla Mirentxu.

Sin embargo, su justificación caía en saco roto al saberse que el 23 de agosto de 1937, Olaechea apoyó a los golpistas convocando una “solemne procesión de rogativa” a la Virgen del Rosario en la que pidió “limosnas para quienes combatían por la causa de Dios y por España, porque no es una guerra, es una Cruzada, y la Iglesia no puede menos que poner cuanto tiene en favor de sus cruzados”. ​El alcalde murió asesinado con su traje gris y gabardina, meses después de comunicar al Gobierno de la República las andanzas de Mola, e incluso de que en el monasterio de Iranzu habían escondido un arsenal de armas. Asimismo, relató que se llevaban a cabo reuniones entre los conspiradores.

apresado y fusilado Fortunato tuvo conocimiento de la reunión que, el 16 de julio de 1936, tuvo lugar en el monasterio de Iratxe entre el general cubano y el general Batet, general republicano en jefe de la VI División Orgánica de Burgos, por iniciativa de este último, en la que trató de averiguar si Mola estaba implicado en la conspiración que se estaba preparando e incluso le pidió su palabra de honor de que no iba a sublevarse. No fue así.

Aguirre llegaría a hablar por teléfono con el presidente del Gobierno, Santiago Casares Quiroga, quien le ordenó que no hiciese nada. El día del golpe de Estado, Aguirre fue apresado por los sublevados, conducido hasta las cercanías de Iruñea y asesinado el 29 de septiembre de 1936 en Tajonar. Los fascistas registraron en sus documentos que Fortunato “fue hallado por un testigo que lo conocía, en estado de cadáver víctima al parecer de la lucha contra el marxismo”.

La familia le recuerda a día de hoy con el máximo cariño en estas fechas. “Le tenemos endiosado. Fue una buena persona, pero tuvimos nuestros complejos de niñas porque éramos hijas de ‘cocón’, es decir, de una mala persona porque era separatista y nos lo decían. Mi hermano José Miguel tuvo más complejo porque le llegaban a insultar. Tuvimos, eso sí, la suerte de que nuestra familia nos acogió muy bien, que no era lo normal entonces, por los casos que hemos conocido”.

Los fascistas fusilaron al devoto católico el día de San Miguel y estando su esposa embarazada. “Fuimos hijas póstumas y a las dos nos llamaron igual, pero al revés. A mí, María Miguela, es decir, Miren Mikele, Mirentxu;y a mi hermana Miguela María, esto es, Mikele Miren, Mikele, lo que nos ha creado numeras confusiones. Pero el asesinato de aita no fue lo único malo que ocurrió en la familia. Mi abuelo perdió a su yerno e hijos que tuvieron que exiliarse primero en Francia y luego en Venezuela. Una gran pena”, finaliza.

Secciones