ubicada en rodríguez arias

Vecinos denunciarán por prevaricación al Ayuntamiento por los ruidos de la discoteca MOMA

Desde diciembre los niveles permitidos de ruido se han excedido en 6 sonometrías

La 'Agrupación Vecinal Afectados Rodríguez Arias' va a interponer una denuncia por prevaricación contra cargos públicos del departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Bilbao "en los próximos días o semanas" por los ruidos ocasionados por la discoteca MOMA.

EP - Miércoles, 25 de Julio de 2018 - Actualizado a las 20:52h.

BILBAO. El miembro de la asociación y director del hotel Ilunion Bilbao, Alvaro Díaz Munío, ha afirmado que "se ha llegado a un momento en este caso en el que alguien tiene que asumir alguna responsabilidad".

Díaz Munío ha asegurado que desde que en diciembre pasado el juez levantara la suspensión cautelar de cierre por cuatro meses y una semana, ordenado por el consistorio bilbaino, se han llevado a cabo seis sonometrías a cargo de técnicos municipales en las que se han excedido los niveles permitidos de ruido. "Y con esas sonometrías sobre la mesa, el Ayuntamiento no ha abierto un solo expediente", ha afirmado.

El responsable de la asociación vecinal ha indicado asimismo que "también, desde diciembre, se nos ningunea y vemos que el departamento técnico de Medio Ambiente se está desmantelando por dentro". En ese sentido, ha denunciado que los técnicos que llevan las mediciones de ruidos "se están marchando" del departamento. "Piden el traslado, como suena, de medio ambiente, han huido literalmente", ha dicho.

Díaz Munío ha remarcado que durante una de las sonometrías recientes, el técnico del ayuntamiento "estaba midiendo niveles desde una cuarta planta y escuchaba la música de la discoteca. No hay interpretación posible. Los técnicos están desesperados porque ven que su trabajo no se tiene en cuenta".

A juicio de Díaz Munío, "encima ven que están en el ojo del huracán porque los vecinos afectados están en los medios dándoles 'caña' y parece que son ellos los malos, cuando hacen su trabajo, redactan su informe, lo entregan donde corresponde y luego queda en agua de borrajas".

IMPOPULARA su juicio, sin técnicos oficiales, la solución "no es recurrir a la policía municipal" para que realice las mediciones porque "la policía no tiene formación suficiente para hacer sonometrías y lo saben, y no sirve para nada lo que hacen". "Y lo sabe el responsable de Seguridad de la ciudad y se la 'resbala' porque no es popular meterte con algo así", ha lamentado.

Por su parte, los propietarios del local, por el contrario, siempre han calificado ante el juez como "fallidas" las mediciones realizadas por los técnicos municipales a lo largo de todo el litigio.

"Los horarios los respetan, pero los límites de ruido dentro de la sala no, y nadie hace nada desde que el juez levantó de forma cautelar el cierre", ha concluido Díaz Munío.