en la calle José Miguel de Barandiarán

Rescatados dos niños y un adulto tras incendiarse una vivienda en Santurtzi

Un barrendero ayudó a sacar a los pequeños del fuego de una casa okupada

Miguel A. Pardo - Miércoles, 25 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Santurtzi - Faltaban cinco minutos para alcanzar las 1.00 de la mañana cuando se desataba la alarma en pleno corazón de Santurtzi. Una vivienda del tercer piso del número 24 de la calle José Miguel de Barandiarán ardía pasto de las llamas. En el momento de los hechos estaban en el interior del inmueble un adulto, dos niños y dos perros, de los que uno de estos últimos falleció. El drama no fue mayor gracias a la heroica intervención de un barrendero que, sin dudarlo, accedió al inmueble y ayudó a rescatar a los afectados. Además, el rápido aviso que dio a los bomberos una comerciante de la calle Sor Natividad -a la que da la trasera del edificio siniestrado- supuso que acudieran con celeridad al lugar del siniestro.

Los bomberos actuaron con rapidez y eficacia, algo más importante si cabe al tratarse de un edificio de vigas de madera. Aunque se están analizando los pormenores del incendio, tal y como apuntó Iván López, edil de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Santurtzi, “se está estudiando, pero lo más probable es que se trate de un fuego fortuito debido a un cortocircuito”.

A lo largo del día de ayer, los arquitectos municipales y los bomberos estuvieron analizando el estado del edificio y concluyeron que “no había daños estructurales en el mismo”, aunque tres familias, los de los pisos más afectados por el humo y el agua para extinguir las llamas, tuvieron que pasar la pasada noche fuera de sus casas. Las llamas se desataron a las 10.55 horas, pero dos horas antes, Francisco Martínez, un empleado del servicio de limpieza municipal que realizaba su labor en las cercanías, ya notó “un olor raro”. Explicó a DEIA que “parecía papel quemado, pero no he visto nada y he seguido trabajando. Ahora, al ver el humo he bajado a ver qué pasaba”, señaló mientras los bomberos trataban de acabar con las llamas. A causa de los trabajos de extinción, hubo que cortar al tráfico las calles Sor Natividad y José Miguel de Barandiarán, lo que generó un caos circulatorio en la localidad.

Problema Convivencial Pero este incendio también ha mostrado el problema convivencial existente entre algunos vecinos del inmueble. Así lo dejaba patente ayer Ana María Tomei, administradora del edifico contiguo al incendiado. “Esto estaba anunciado. Tengo la amenaza directa de un vecino de que me iban a quemar el edificio. Nos hemos quejado al Ayuntamiento, nos hemos reunido con ellos y nos dicen que no pueden hacer nada. En ese edificio hay casas okupadas. Aguantamos peleas, tráfico de drogas, palizas. La convivencia con ellos es imposible”, aseguró esta mujer.

La tensión se hizo patente ayer, con enfrentamientos verbales entre algunos vecinos. Desde el Consistorio se reconoció “la existencia de dichas reuniones”, pero se quiso “desmarcar completamente este episodio fortuito” de las cuestiones vecinales existentes en esta zona de Santurtzi en la que las llamas dieron un gran susto y el humo no hizo sino acrecentar la tensión entre algunos vecinos.

En corto