nuevo escenario político

Sánchez acalla los rumores e insiste en que quiere agotar la legislatura

El nuevo rumbo del PDeCAT, la irrupción de Casado en el PP y los comicios andaluces, claves

Igor Santamaría - Miércoles, 25 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Pedro Sánchez podría decantarse por adelantar las elecciones generales a noviembre después del nuevo escenario político donde los cambios en la dirección del PDeCAT, la posibilidad de que los comicios andaluces sean en otoño y la irrupción de Pablo Casado como líder del PP hayan movido el tablero. Ahora bien, la insinuación manifestada al respecto a primera hora de ayer por la ministra portavoz, Isabel Celaá, señalando que “nadie va a resistir más allá de lo razonable”, obligó horas después al Ejecutivo socialista a apagar el fuego aseverando que el presidente español “mantiene su rumbo”, que no es otro que su “compromiso” de agotar la legislatura. Eso sí, ante la amenaza de perder la votación clave de los objetivos de déficit y deuda en el Congreso, Sánchez llamó a sus socios a la responsabilidad.

“El Gobierno es consciente de los cambios producidos en los últimos días en el escenario político, pero eso no varía su compromiso con el nuevo tiempo político iniciado con la presidencia de Sánchez”, indicaron desde Moncloa. “Seguimos trabajando para desarrollar nuestra agenda de cambio”, puntualizaron. Y es que el posible adelanto electoral suena en los corrillos políticos desde hace unas semanas. Por un lado, por la situación de los populares con la llegada de Casado, que quiere endurecer su oposición a Sánchez. También podría hacerlo el PDeCAT. La idea del presidente es agotar la legislatura, y así lo acordó con el PNV a cambio de su respaldo a la moción de censura.

Susana Díaz, por su parte, quiere acudir cuanto antes a las urnas para que no le cobre un precio alto la sentencia del caso de los ERE después de que a Mariano Rajoy le pasara por encima el fallo de la trama Gürtel. Siendo Andalucía la comunidad con más predicamento socialista, si las elecciones allí coinciden con las generales, podría producir un efecto arrastre en la papeleta del PSOE. Díaz, sin embargo, descartó ayer que vayan a coincidir las citas.

mayoría parlamentaria Otro de los motivos para un adelanto es que Sánchez solo cuenta con 84 diputados de 350 en el Congreso, y es que se convirtió en presidente gracias a una moción de censura que prosperó con los votos de Podemos, PNV, ERC, PDeCAT y Bildu. Son sus socios y sabe que debe manejarse para no molestarlos. La formación que ahora controla Carles Puigdemont, cuyos ocho escaños son básicos para esa mayoría en el Congreso, cambió de rumbo con la caída de la coordinadora general del partido Marta Pascal, dejando paso a David Bonvehí y Míriam Nogueras, mucho más afines al expresident y, como ya advirtieron, dispuestos a no hacerle la vida nada fácil a Sánchez.

Los soberanistas catalanes podrían desmarcarse este mismo viernes en los plenos para fijar el techo de gasto y para elegir a Rosa María Mateo como administradora única de RTVE. El techo de gasto es el paso previo a la negociación presupuestaria, mientras que la radiotelevisión pública es un asunto que puede alargarse hasta el próximo año. Aunque Sánchez ha ofrecido una relajación de la senda de déficit que daría 2.400 millones de euros más de margen de gasto a las comunidades autónomas, esta concesión parece insuficiente a Unidos Podemos. Este adelanto quizás no convendría a algunos partidos que respaldaron la moción de censura. El mismo PNV deseaba evitar unos comicios inmediatos. Lo cierto es que los sondeos apuntan a un PSOE al alza desde que Sánchez pusiera los pies en Moncloa.