Plan General de Inspección y Control

Bizkaia atendió a 1.717 nuevos menores el pasado año

Las inspecciones a menores tienen lugar una vez al semestre, al menos, por parte de Diputación. (Deia)

Las Juntas Generales repasan el Plan General de Inspección y Control
Sánchez Robles cree que los servicios funcionan “bien” aunque consideró que tienen “margen de mejora”

Yaiza Pozo - Jueves, 26 de Julio de 2018 - Actualizado a las 07:25h.

Bilbao - La diputada de Acción Social, Isabel Sánchez Robles, compareció ayer en el pleno de las Juntas Generales a petición del grupo Juntero EH Bildu para informar sobre el Plan General de Inspección y Control de Servicios y Prestaciones Sociales que Diputación llevó a cabo durante el ejercicio de 2017. Aporto las cifras de todas las áreas que agrupa destacando los 1.717 expedientes de menores en centros residenciales que se abrieron el pasado año. A esta cifra, hay que sumar otros 2.590 expedientes ya activos en años anteriores. “El seguimiento de los mismos es cotidiano y ordinario, independientemente de las actuaciones en el marco del plan de inspección”, aclaró la diputada. En su exposición, Sánchez Robles quiso destacar que los planes de intervención de menores que se encuentran en centros residenciales y se analizan como mínimo una vez al semestre.

El grupo Juntero de EH Bildu también se mostró interesado por conocer las inspecciones llevadas a cabo en cuanto al control de cuidados en el hogar. Estas acciones pretenden verificar que las personas “reciben cuidados de calidad y teníamos previsto revisar anualmente el 25% de las prestaciones concedidas y también evaluar la situación de las personas cuidadoras”, explicó la diputada. Sin embargo, no se alcanzó la meta impuesta porque “la inspección comenzó a mitad del ejercicio”. Desveló que el 67% de las personas cuidadoras son mujeres con una edad media de 64 años. El 80% de estas personas prefiere ser atendida por parte de un familiar, el 40% dispone de apoyo formal y el 4,5% de los casos es de carácter público.

Además, Sánchez Robles quiso destacar que los hogares de las personas que precisan atención en su casa, cuentan con todo el equipamiento necesario para tener una mejor calidad de vida. “Son hogares normalizados. La mayoría tiene alguna barrera arquitectónica, bañera y escaleras en el portal”, dijo.

En cuanto a las personas mayores en centros con plaza foral, la diputada de Acción Social aclaró que para que una persona usuaria ingrese en una de estas instituciones, previamente se lleva a cabo un estudio y evaluación multidisciplinar teniendo en cuenta su edad, sus características personales y analizando la adecuación de los cuidados, del recurso a las necesidades de la persona y del programa de atención individual. Para este caso en concreto, la Diputación inspeccionó los casos de 432 usuarios de residencias y en materia de centros de día, 244. En relación con este último servicio, durante el año se propuso recurrir otro recurso a 98 personas usuarias por “trastorno de comportamiento” o “deterioro de su salud”.

En cuanto a los centros que atienden a personas con discapacidad la inspección controló la atención de un total de 550 personas ingresadas en residencias y a 170 usuarios de centros de día.

Con todos estos datos, la diputada respondió a las preguntas que le formuló, en este caso, Arantxa Urkaregi de EH Bildu.

Para concluir con la comisión, Isabel Sánchez Robles hizo un balance “positivo” de todas estas actuaciones implantadas a mediados del ejercicio de 2017. “Hemos detectado aspectos de mejora, respecto a las herramientas de seguimiento utilizadas y sobre su sistematización. Sin duda, mejorarán con el tiempo”, dijo la diputada mientras destacó que este primer control exhaustivo que ha realizado su departamento ha servido para demostrar que los servicios sociales de Bizkaia funcionan bien. “Este plan nos ayuda a mejorar la eficacia y calidad de nuestros servicios”, concluyó.

Los datos

Secciones