Biribilketa

‘Fake’ a toda velocidad

Por Iñaki González - Jueves, 26 de Julio de 2018 - Actualizado a las 07:25h.

CREO que acabo de entender lo qué es eso que llaman fake. En realidad, la expresión es un puro extranjerismo que suena más guay y, sobre todo, menos crudo que la expresión equivalente que no es otra que falso. Creo que lo he comprendido al escuchar a Adolfo Araiz sosteniendo que no se debería gastar un céntimo más en licitar líneas de alta velocidad porque el Tribunal Europeo de Cuentas ha puesto el proyecto a bajar de un burro. Basta con que se sostenga el enunciado con insistencia y nadie lo rebata para que quede en el imaginario colectivo como una verdad sobre la que construir discurso. Es cierto que el Tribunal Europeo de Cuentas ha sacado los colores a unos cuantos gobiernos europeos, entre ellos al español y al francés, porque se ha disparado el coste de la construcción de las líneas de alta velocidad, porque no se han encarado de manera eficiente y porque no se están cumpliendo los cálculos iniciales de utilización del servicio. Pero el Tribunal ha dicho mucho más y ha explicado por qué ha ocurrido eso. Ha dicho que los gobiernos han primado decisiones políticas a la hora de construir tramos inconexos, según sus intereses en lugar de haber priorizado las líneas identificadas como de especial interés. Aquí están el corredor atlántico y el mediterráneo. Es decir, que en lugar de reproducir la estructura radial de las comunicaciones con Madrid como centro, debió acelerar las líneas que conectaban con Europa, como la Y vasca. Otro tanto le reprocha a París, que debió acelerar la línea Burdeos-Baiona. Es decir, que afirmar que el tribunal europeo censura la inversión en alta velocidad es un fake. Mentira, vamos.