Mesa de Redacción

Mejor soltero

Por Igor Santamaría - Jueves, 26 de Julio de 2018 - Actualizado a las 07:25h.

VAYAN a ver Tadeo Jones antes que a este subnormal de Javier Bardem”. “Estos de izquierdas están todo el día con la guerra del abuelo y las fosas de no se quién…”. “Los jóvenes de Mayo del 68 en París destrozaban las calles porque se aburrían”. “Los del 15-M protestaban porque no iban a tener la segunda residencia que tenían sus padres”... Son solo algunas de las perlas que en estos últimos años ha soltado Pablo Casado, erigido en máximo líder del PP, y en los que se ha destacado como tertuliano de extrema derecha edulcorado con rostro angelical y sonrisa profident. La “reconquista” de Catalunya es otra de sus obsesiones, en la línea de querer ver a Puigdemont como en su día a Companys, asesinado por el franquismo, idea que se vio obligado a matizar. Todo muy en la línea de quien aseveraba que en Irak había “armas de destrucción masiva”. Puede que las consecuencias de su máster fantasma le impidan ser candidato en 2020 pero, de momento, Casado supone la lepenización de su ideología, en competencia con Albert Rivera, que ansía ser Macron y se queda en aspirante al extremismo, aupado solo por las encuestas. La chulería, la subordinación a Trump, el nacionalcatolicismo, el aplastamiento de las nacionalidades históricas, la regresión en la ley del aborto y los derechos sociales... Si este es el guion con el que busca implantar las esencias del españolismo rancio, que el resto se ponga las pilas y oremos para que su catálogo se quede soltero.

isantamaria@deia.com