presunta financiación irregular del PP

Todos los presidentes regionales del PP controlaban las finanzas

Así lo revela el exdirigente valenciano Ricardo Costa, que pidió protección al recibir amenazas

Jueves, 26 de Julio de 2018 - Actualizado a las 07:25h.

madrid - El exsecretario general del PP valenciano Ricardo Costa aseguró ayer ante el juez de la Audiencia Nacional que investiga la presunta financiación irregular del PP, José de la Mata, que durante el tiempo en que ejerció dicho cargo (2007-2009) todos los presidentes regionales del partido asumían las competencias sobre gestión y administración de las finanzas, y que esta estructura se reproducía también a nivel estatal. Así lo explicó Enrique Santiago, abogado de IU que ejerce la acusación popular en la causa también conocida como los papeles de Bárcenas o caja B del PP, después de la declaración como testigo de Costa ante el Juzgado Central de Instrucción número 5, que duró dos horas.

El exsecretario general del PPCV compareció ante el magistrado a raíz de las revelaciones que hizo ante la Fiscalía y en el juicio de las actividades de la trama Gürtel en Valencia acerca de la existencia de una contabilidad B en el partido que entonces presidía Francisco Camps. Costa afirmó que desde entonces está recibiendo amenazas anónimas, sobre todo por teléfono, y que está preocupado, motivo por el cual presentó un escrito pidiendo protección.

“Ha manifestado que en todas las estructuras del PP, las secretarías generales, además de las competencias políticas, asumían las competencias sobre gestión y administración, y que por encima estaban los presidentes, también con competencias para controlar lo relativo a administración y gestión. Tanto en las comunidades autónomas como en la estructura nacional, se reproducía idénticamente tratándose de un partido absolutamente jerarquizado”, relató el abogado de IU.

En el caso concreto del PPCV, Costa indicó que era “una práctica habitual” del entonces vicepresidente de la Generalitat Víctor Campos recibir dinero de empresarios de la comunidad y que lo entregaba a la gerente del partido para ingresarlo en las cuentas del partido en cantidades no superiores a 3.000 euros para eludir la ley de financiación de partidos. “Ha dicho que era habitual que el señor Campos tuviera multitud de sobres y que había una caja fuerte en un despacho donde habitualmente se guardaba el dinero en efectivo para los actos electorales”, precisó el abogado.

El exsecretario general también admitió que él personalmente recibió en 2008 una entrega de 150.000 euros en efectivo, en billetes de 500, procedente del directivo de FCC José Mayor Oreja. “Ese dinero era para la financiación de campañas electorales, concretamente para las generales de 2008”, explicó el letrado. Costa relató al juez que el mitin en el que participó Mariano Rajoy en esta campaña fue financiado en parte por estos pagos de empresarios, los cuales eran los que obtenían contratos públicos en la Comunidad Valenciana. “Aunque no ha establecido relación directa entre los pagos y los contratos, todos eran empresarios con contratos en la Comunidad Valenciana. Más de 600 millones de euros en contratos fueron entregados a empresarios que habían hecho aportaciones”, concluyó.

amenazas empresariales Sobre las citadas amenazas, Costa dijo desconocer su procedencia, pero sospecha que puedan venir del entorno empresarial, según fuentes jurídicas presentes en la declaración. Además de relatarlo ante el juez, presentó un escrito, del que no se dio traslado a las partes, detallando esas amenazas anónimas, que “no cesan” y frente a las que tiene “una alta preocupación”, señalaron.

Ayer también estaba prevista la comparecencia como testigo y a petición propia del exalcalde de Boadilla del Monte (Madrid) Arturo González Panero, El Albondiguilla, procesado por sus negocios con latrama Gürtel y para el que la Fiscalía pide 40 años y 9 meses de cárcel. Sin embargo, su interrogatorio se aplazó a mañana al alegar el exalcalde motivos de salud - E. P. / Efe