El presidente del Athletic se suma a la concentración holandesa

Urrutia llega para el cierre del ‘stage’

Urrutia sigue el entrenamiento vespertino junto a Iribar y Amorrortu. (Reportaje fotográfico: Juan Lazkano. Enviado especial a De Lutte)

El presidente del Athletic se suma a la concentración holandesa, donde los pupilos de Eduarzo Berizzo siguen padeciendo las altas temperaturas

Aitor Martínez. Enviado especial - Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

De Lutte - Josu Urrutia está ya en De Lutte, localidad holandesa donde el Athletic permanecerá concentrado hasta mañana, cuando el equipo dirigido por Eduardo Berizzo se desplazará a Duisburgo para disputar un triangular y poner fin a su stage de pretemporada, una intensa semana de trabajo bajo un sol de justicia en el que el técnico argentino ha exprimido al máximo a su plantilla, que apenas ha tenido tiempo de recuperarse de un esfuerzo a otro. Pese a que la expedición rojiblanca llegó a Holanda el lunes, el presidente no hizo acto de presencia hasta ayer. Llegó al hotel de concentración al mediodía en compañía de Jokin Garatea, vocal de la Junta Directiva, y por la tarde ambos siguieron de primera mano y junto a las también directivas Izaskun Larrieta y Silvia Muriel, que llevan desde el lunes, una nueva sesión de trabajo del equipo. El máximo mandatario rojiblanco regresará a casa el domingo junto al resto de la expedición y mañana encabezará la representación del club en el triangular que disputará en tierras alemanas y en el que el Fulham será el primer rival de los bilbainos. Ese será también el primer encuentro de pretemporada que siga in situ el máximo mandatario del club, que no estuvo en Urritxe ni en Lasesarre y tampoco llegó a tiempo para ver el partido del miércoles frente al ADO Den Haag.

A diferencia del verano pasado, en el que el Athletic dirigido por José Ángel Ziganda se concentró en la localidad suiza de Crans-Montana, en plena cordillera alpina, a la que no acudió Urrutia, esta vez sí ha tenido a bien encabezar, aunque sea únicamente por un puñado de días, la expedición del conjunto bilbaino. Ya sobre el lugar, pudo comprobar el intenso calor bajo el que se están ejercitando los pupilos de Eduardo Berizzo, con temperaturas que ayer rozaron los 40 grados y que están obligando a un plus a los jugadores, a quienes no está agradando en exceso ejercitarse con temperaturas tan elevadas, especialmente por las mañanas.

Urrutia se mantuvo al margen, como un espectador más, y por momentos se le vio intercambiar pareceres con José Ángel Iribar y José Mari Amorrortu desde uno de los laterales del campo, donde tras la sesión física matinal, Berizzo dispuso una sesión de trabajo en la que el balón fue el principal protagonista. Si por la mañana fue Pablo Fernández, el preparador físico, quien asumió en su práctica totalidad las riendas del entrenamiento, animando a los suyos y exigiéndoles intensidad en los ejercicios físicos que una vez más estuvieron acompañados por música, en este caso rock&roll, que sustituyó al reguetón del martes, en la sesión vespertina fue el técnico de Cruz Alta quien cogió las riendas. Siempre muy pendiente de cada movimiento de sus jugadores, siguió desde el círculo central los distintos partidillos de entrenamiento que realizaron sus jugadores, a quienes corrigió y animó a partes iguales. Como viene siendo habitual en las dos semanas largas de trabajo diseñadas por el entrenador argentino y el resto de su cuerpo técnico, la intensidad fue la nota predominante.

Por lo demás, ambas sesiones de trabajo se desarrollaron sin mayores contratiempos. Raúl García, que por la mañana sí completó el entrenamiento junto al resto de sus compañeros, únicamente les acompañó en la fase de calentamiento y después se ejercitó en solitario junto al readaptador Imanol Martín. Quienes tampoco participaron en los partidillos de entrenamiento fueron Aritz Aduriz, Mikel Balenziaga y Mikel San José. Los dos primeros realizaron carrera continua a ritmo suave, mientras que el navarro corrió a bastante mayor ritmo y durante más tiempo que sus dos compañeros.

BARBACOA Y PLAY Una vez finalizado el entrenamiento vespertino, toda la plantilla, el cuerpo técnico y los directivos, con Urrutia a la cabeza, hicieron una barbacoa de confraternización. Una forma de romper con la rutina de De Lutte, que apenas ofrece alternativas para el ocio. No es la primera vez que el equipo realiza una actividad similar, pues el año pasado en Crans-Montana también se fueron de barbacoa. Por lo demás, los jugadores tratan de romper la monotonía jugando a la Play Station, apurando las siestas y viendo el Tour de Francia.

Secciones