Biribilketa

Renovación hacia atrás

Por Iñaki González - Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

SEGURAMENTE hubo quien creyó a pie juntillas que un chico joven, con sonrisa permanente y verbo fácil era lo más parecido a renovar el PP por comparación con aquel señor mayor de barba, mirada de sorpresa indolente y tono pausado. A lo mejor alguno ya empezó a sacar sus conclusiones cuando vio la foto del final de su campaña a la presidencia del partido y en ella aparecían algunos ministros defenestrados por méritos propios -Soria, el de los papeles de Panamá, o García-Margallo- además de otros que debieron serlo -Catalá, García Tejerina o Montserrat- y la incombustible renovadora en diferido María Dolores de Cospedal. ¡Ojo! Todos fotografiados con Casado en el restaurante Jai Alai de Madrid, que es el guiño político más explícito con Euskadi que ha mantenido una Ejecutiva del PP en treinta años, lo que ya es bastante decir. Si alguien necesitaba más datos, la rentrée triunfante de Aznar en Génova pasará a la historia como pasó la foto de Las Azores. y ahora, el renovador Casado diseña una Ejecutiva en la que lamina al sector de Sáenz de Santamaría. Unidad por aplastamiento. La pataleta de la exvicepresidenta consiste en no escenificar su plácet y optó por no acudir ayer al Comité Ejecutivo en el que se perpetraba la fusión por absorción que deja el partido en manos de los casadistas-cospedalistas-aznaristas. A Sáenz de Santamaría le queda arroparse en la filosofía oriental. Es decir, sentarse a la puerta de su casa a esperar ver pasar el cadáver político de su enemigo envuelto en una citación judicial por máster y convalidación. Que es algo que puede ocurrir o que puede no ocurrir pero que se verá en otoño.

Secciones