Diversión a toda velocidad

La ‘party’ más internacional

La vigésimo sexta edición de la Euskal Encounter arranca con un ambiente joven, tranquilo y para toda la familia

Asier Carnero - Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Barakaldo - La Euskal Encounter es un evento internacional. Acude gente de la CAV, de todo el Estado y de muchas otras partes del mundo. Una de esas personas que viene de otro rincón del planeta es Diego Facilena, que ha viajado desde la Argentina de Messi a visitar al padrino de su hijo en Barcelona, pero que acaba todos los años en Barakaldo disfrutando de la Euskal. “Vengo todos los años y la Euskal Encounter me está pareciendo espectacular, todo está ordenado y tranquilo y me encuentro muy contento”, afirma Facilena. Pero también hay otros que vienen desde el Estado español para ver y entender por qué hay tanto aprecio en la calle por este acontecimiento. Como por ejemplo Yanira García, que ha venido desde A Coruña para participar en la Euskal. Yanira explica que “he venido exclusivamente a Barakaldo para participar en la Euskal Encounter 26. Es la primera vez que vengo, mis amigos ya llevan viniendo varios años y esta vez me convencieron para venir”. Aunque esta gallega ya conocía este tipo de acontecimientos. “Ya había estado en varias Lan Party en Galicia y es la primera vez que me alejo tanto de casa para venir a un evento de este estilo”, comenta la de A Coruña.

Durante cuatro días los pabellones número 5 y 3 del Bilbao Exhibition Centre (BEC) estarán hasta arriba de ordenadores, llenos de luces LED con infinidad de formas y colores (algunos pareces un árbol de Navidad con tantas luces y otros tienen un diseño peculiar, como la Estrella de la Muertede Star Wars), consolas, impresoras 3D y pantallas en las que una multitud de gente aprovecha, en su inmensa mayoría, para jugar a videojuegos, ver series, consumir Youtube y descargar películas. Hay gente que acude disfrazada y logran destacar en la masa de personas que se mueven por el recinto. Además, cada vez se ven más chicas en la Euskal, bien mezcladas en grupos de chicos e incluso en grupos de solamente chicas.

Los 60 gigabits de conexión a Internet que ofrecen en el recinto es un atractivo para todo el que quiera jugar, navegar y descargar archivos a una velocidad óptima. Según indica Facilena, “la conexión va perfecta, aquí va mucho más rápido que en Argentina”. La mayoría de los jóvenes vienen a pasar los tres días dentro del evento y están preparados para todo. “Para sobrevivir tengo el ordenador, un monster en la nevera, una bolsa llena de tallarines y la tienda de campaña para cuando no pueda más. Ayer me acosté a las once de la mañana, me desperté a las dos del mediodía y me vine a jugar”, comenta la gallega. Dormir así a la coruñesa no le resulta ningún problema, aunque sí que tiene alguna que otra queja. “Por la noche todo el pabellón está bastante tranquilo, pero hace frío porque los ordenadores han estado encendidos desde por la mañana y ahora que muchos están apagados ya no generan calor”. Sin embargo, la gente de más edad, como Facilena, ya no tiene tantas energías como para pasar la noche en el BEC. Según comenta este aficionado a la informática, “voy a venir los tres días de la Euskal Encounter, pero voy a dormir en un hotel. Para comer vamos al supermercado a por comida o salimos fuera y después paseamos un poco antes de volver a la Euskal Encounter”.

En la Euskal Encounter se respira un ambiente tranquilo y apaciguado, algo que debería ser complicado con 8.000 participantes merodeando por los pabellones. Aún así, no ha habido ningún incidente y la gente es muy agradable. Según indica Facilena, “el ambiente que hay en el evento es hermoso, los chicos son de primera y la gente es muy linda”. Además, hay que destacar que la presencia femenina en la Euskal Encounter es mayor a la de otros años, porque cada vez más se va perdiendo el estigma de que este tipo de acontecimientos son solo para hombres. “He visto muchas chicas por el evento y me ha sorprendido. Me gusta que las mujeres se animen a venir y participar. Antiguamente era muy difícil ver chicas por aquí y me gustó ver tantas chicas”, explica Yanira García.

Desde la organizaci%2