Galdakoztarra de agua salada

Andrea lleva desde pequeña nadando en la piscina, aunque ahora también participa en carreras en mar abierto. (Andrea de la Hera)

Andrea de la Hera nada desde los 7 años y acaba de ganar la travesía en mar abierto Limpias-Asón A sus 25 años, la deportista también hace de entrenadora en club local de natación Igeriketa

Iker Ugarte - Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

GALDAKAO. Desde que se lanzara a la piscina siendo muy joven, Andrea de la Hera Martín tuvo claro que estar en el agua, nadar y divertirse haciéndolo era lo que le gustaba. Antes de cumplir siete años, esta galdakoztarra que acaba de proclamarse campeona de la X Travesía a nado Limpias Ascenso del Asón, en Cantabria, se apuntó a los cursillos de Galdakao Igeriketa Taldea y, desde entonces, no ha dejado de practicar natación. Ahora tiene 25 años y sigue igual de enganchada a este deporte. Fue con unos 8 años cuando entró al club. “Entonces comenzaron los entrenamientos, más adelante las competiciones y tardé muy poco en comprobar que me encantaba”, cuenta. Lógicamente, sus comienzos en la natación los realizó en una piscina y el salto a las aguas abiertas lo dio más tarde.

Sin embargo, y aunque esta disciplina la ha cogido con más fuerza hace solo dos años, tal y como cuenta ella misma, “cuando tenía 12 o 13 años y veraneaba en Cantabria, siempre íbamos a hacer el circuito Cántabro de Travesías, y desde ese momento me han gustado”. Por eso todos los años hacía alguna prueba, aunque “no las preparase demasiado”. Ha sido en los últimos dos años cuando De la Hera ha estado motivada al cien por cien para realizar estas travesías tan duras en aguas abiertas, en parte, gracias a su amigo y también nadador Iskander. Actualmente, asegura que “no sé si estoy mejorando técnicamente, pero sí que he mejorado mucho tácticamente”.

Las pruebas en aguas abiertas y de larga distancia “no son como nadar un 200 metros en piscina, que son 8 largos y se lee muy fácil la prueba”. En aguas abiertas “influye todo, donde te pongas en la salida, si coges unos buenos pies a los que seguir, etc. Son cosas que se van aprendiendo con la experiencia de las carreras y creo que ahora es cuando mejor las estoy asimilando”. Este tipo de distancias se le dan bien, ya que también, “cuando compito en piscina, no soy lo que se dice una velocista y me gustan pruebas de fondo, de 200 metros por lo menos”. En cuanto a los estilos dentro de la piscina, le gustan braza y mariposa, que es “donde he conseguido mis mejores marcas y puestos en Campeonatos de España”, cuenta.

Como nadadora dice que su mejor arma es “la constancia cuando tengo un objetivo en mente”, que le hace llegar hasta donde parece imposible. Hasta el momento, la distancia más larga que ha nadado en mar abierto ha sido de 12 kilómetros, “aunque en septiembre estoy apuntada a una de 15 en Galicia, entre las Islas Cíes y Baiona”. Además, en más de una ocasión, entrenando, “también he hecho alguna burrada de hacer 10.000 metros”, recuerda. Ese es su próximo reto deportivo, una prueba que realizará además con intención de lograr una buena marca;“iré en el grupo súper rápido, aunque eso conlleve llevar un ritmo muy exigente los primeros ocho kilómetros y luego nadar sola los siguientes siete”.

El único susto que ha tenido en el mar ha sido la picadura de una medusa mientras nadaba, aunque admite que “me suele dar miedo ir nadando en mar abierto y ver algún pez, aunque ellos se asustan, pero…”, comenta. De todo lo que le ha dado la natación recuerda muchos momentos, como sus buenos resultados en pruebas a nivel estatal, aunque lo que más pone en valor es la gente que se ha encontrado en este deporte. En el caso de esta joven nadadora, su pasión va más allá y hace dos años que también es entrenadora en el club Galdakao Igeriketa Taldea.

En este papel cree que es “bastante dura, siempre intento inculcar que el que trabaja todos los días y se esfuerza al 100% en cada entreno puede conseguir lo que se proponga”.

Secciones