balance del servicio foral de Bizkaia en 2017

El Servicio foral de Acogida de Urgencia de Bizkaia atendió a 162 víctimas de violencia de género

La mitad de las usuarias tiene menos de 30 años y tres de cada cuatro no pasa de los 40 años

El Servicio de Acogida de Urgencia de la Diputación foral de Bizkaia atendió el pasado año a un total de 162 personas víctimas de violencia de género: 90 mujeres junto con 70 hijos y dos personas adultas dependientes.

EUROPA PRESS - Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 12:42h.

BILBAO. El número de mujeres es similar al registrado el año anterior (94 mujeres en 2016) y se mantiene levemente por encima del valor medio (88 usuarias al año) de un periodo que alcanza la cifra más alta en 2007 con 108 usuarias, según datos de la institución foral.La mitad de estas mujeres ingresan en el recurso junto con sus hijos e hijas. En la mayoría de los casos se trata de menores: un total de 69, con una amplitud de edades de menos de un año a 17 años y una presencia algo superior de niños (57% niños y 43% niñas). El número de hijos e hijas de 2017 es inferior al registrado el año anterior (82).La media del periodo señala que en torno a 70 hijos e hijas al año permanecen en este servicio urgencia foral junto a sus madres, mayoritariamente menores, en correspondencia con la edad media de las madres, que oscila entre los 32 y los 35 años. La estancia media en el recurso ha sido de 15 días en 2017.AUMENTO DE LA ESTANCIAEvolutivamente, la fluctuación del número de usuarias se ve acompañada por un aumento progresivo de la duración media de la estancia. En 2004 la estancia media fue de cinco días y se ha incrementado a lo largo del periodo hasta alcanzar un máximo de 21 días en 2014. A partir de ese año desciende y se sitúa en torno a la quincena.El último registro mantiene esa mejoría con respecto al máximo registrado en 2014, al tiempo que, en la globalidad del periodo, confirma el incremento del tiempo de estancia, reflejo de la creciente complejidad de los casos atendidos en el servicio, así como las dificultades del sistema para responder con agilidad a la necesidad de acogida en recursos residenciales competencia de otras instituciones o áreas de atención.Según el lugar de nacimiento, las usuarias de 2017 se dividen de manera bastante proporcional entre las nacidas en el extranjero (51,1%) y las autóctonas (48,9%). En comparación con el año 2016, las primeras disminuyen y las segundas aumentan, una combinación inédita entre las usuarias de este recurso.Como se ha puesto de manifiesto en informes anteriores, desde 2004 el perfil de las usuarias de este recurso se ha modificado en cuanto al lugar de nacimiento. El volumen de mujeres nacidas en el extranjero ha aumentado en valores absolutos y relativos, coincidiendo con el declive de la demanda de autóctonas.MÁS EXTRANJERAS ATENDIDASEn el año 2007 su porcentaje supera por primera vez al de autóctonas y desde entonces -a excepción de un año- se ha mantenido en niveles superiores, llegando a alcanzar el 70% en 2011. La diversidad de países de procedencia de las extranjeras también se ha incrementado durante estos años. Concretamente en 2017 se cuentan casos de 17 países de América, África, Europa y Asia.Para superar las barreras idiomáticas derivadas de esta situación, el Servicio de Urgencia cuenta con un servicio de traducción, tanto telefónica como presencial, disponible en más de 50 idiomas. En el último año los idiomas utilizados en estas modalidades de interpretación han sido inglés, francés, árabe, rumano, y wólof.En cuanto a la edad, un año más, el perfil predominante corresponde a adultas jóvenes: el 73% no pasa de 40 años y destaca el subgrupo de 18 a 30 años, que reúne a la mitad de las usuarias. Como ocurre otros años, el rango de edad es amplio, en esta ocasión entre los 18 y los 82 años. El 12,2% de las usuarias presenta necesidades específicas derivadas de situaciones de discapacidad o de adicciones, situaciones condicionan la intervención y el abordaje terapéutico.El 38% de las mujeres que ingresaron en el Servicio de Urgencia necesitaron continuar bajo la modalidad de acogida temporal: 34 mujeres, con 31 menores, pasaron a recursos de media o larga estancia forales o municipales.