Los condicionantes de la intencionalidad

En Bizkaia no se dan de manera habitual las causas que incitan a provocar incendios en otras zonas

Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Los fuegos que han asolado Grecia esta semana fueron intencionados. Así lo constata el hecho de que la gran mayoría se generaron a la vez y en diferentes puntos bien distantes. ¿Por qué se queman los bosques? ¿Cuáles son las razones que llevan a las personas a atentar contra la naturaleza?

La mayoría son económicas y en muchas ocasiones tiene como objetivo obtener un terreno asolado que luego se pueda convertir en zona de pastos para el invierno o en áreas a reconvertir para otros usos, incluso inmobiliarios.

También se tiene constancia de que se provocan fuegos por disputas entre vecinos o propietarios de los bosques. Además, en zonas del mar Mediterráneo, que cada año protagonizan siempre grandes incendios, la vegetación existente es más propicia a este tipo de desastre.

“Aquí no tenemos esos condicionantes de intencionalidad”, asegura Aitor Omar. El responsable foral disecciona las causas por las que se producen los fuegos forestales y en primer lugar están los intencionados “cerca del 70% -cuantifica- pero no es alarmante por las cifras bajas de incendios en las que nos movemos”. El restante 30% se reparte entre los accidentes que se registran, por ejemplo, por afecciones en postes eléctricos;las negligencias de baserritarras a la hora de quemar rastrojos y las causas naturales “como los rayos que impactan en árboles, aunque aquí su incidencia es insignificante porque las tormentas que los genera traen casi siempre lluvia y no son secas como ocurre en la cuenca del Mediterráneo”, concluye. - A. G. A.