SE ESPERAN 45 MILLONES DE DESPLAZAMIENTOS

“Conviene chequear el estado de las ruedas y los niveles del coche”

Ante la ‘operación salida’ que comienza hoy es aconsejable realizar una revisión del vehículo

Iñaki García - Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Como cada año, con el inicio del mes de agosto, millones de personas se echarán a la carretera hacia sus destinos vacacionales. Sin embargo, para disfrutar completamente de unas vacaciones tranquilas, es necesario no sufrir ningún percance en la carretera. El año pasado, entre el 30 de julio y el 2 de agosto, 22 personas murieron en accidentes de tráfico. Además, este año la Dirección General de Tráfico espera 45,7 millones de desplazamientos, lo que supone un incremento del 2% respeto a 2017. Así, se prevén grandes aglomeraciones en las carreteras.

Aparte de la responsabilidad al volante del conductor y el mantenimiento de una conducción cívica, es necesario tener constancia de que el vehículo en el que se viajará está en perfecto estado. Idoia Álvarez, responsable de Autos Sarriko, asegura que es recomendable realizar “un chequeo del coche” antes de enrolarse en un desplazamiento largo, asimismo que es una operación sencilla y que puede ser llevada a cabo “por cualquier taller en apenas un cuarto de hora”.

Idoia recalca que es especialmente importante mirar los niveles del líquido de refrigeración y de aceite, el estado de los neumáticos, comprobar que la batería arranque y que las luces funcionen correctamente. Esas son las cuestiones más significativas “para iniciar un viaje por carretera y tener la seguridad de que no va a ocurrir un problema que implique generar una caravana o tener que parar”. También es conveniente mirar los niveles del limpiaparabrisas y el estado del circuito de climatización.

Que el apartado técnico del automóvil funcione es fundamental, pero del mismo modo lo es la actuación del conductor. Se recomienda parar cada dos horas e hidratarse de forma continúa. Un conductor afectado por las altas temperaturas, además de agua en el cuerpo, pierde sales minerales. Así, aumenta la posibilidad de incurrir en acciones que pueden resultar peligrosas para la seguridad vial, como salirse involuntariamente de su carril, rebasar la línea del arcén o una significativa perdida de reflejos que afecte a la coordinación a la hora de frenar.

En este sentido, los automóviles, sobre todo los de gama alta, cada vez vienen mejor preparados para corregir el comportamiento de las personas al volante. “El propio coche está configurado de fábrica para avisar de cuándo y cuánto es conveniente pararse a descansar o a hidratarse”, informa Álvarez. Las paradas viene adecuadas al tiempo establecido a nivel médico como el conveniente.

Habitualmente se recomienda realizar un descanso cada dos horas de conducción, o cada 150 o 200 kilómetros recorridos. Con el objetivo que los reflejos o la capacidad de reacción no se resientan. Igualmente, si el piloto necesita conseguir un mayor grado de activación, caminar y tomar aire fresco durante la parada le ayudará a desperezarse, además sería provechoso que tomara una bebida con cafeína.

La calle opina